DOM
SEP
23

Chef que cocinó para la reina Isabel II desmiente mito sobre la familia real






18 junio, 2018

El Comercio

Existe el mito popular en el Reino Unido de que la familia real no consume mariscos, posiblemente para evitar cualquier tipo de intoxicación alimentaria, pero ha sido el chef real Darren McGrady quien le ha puesto fin al rumor difundiendo una foto en su cuenta de Twitter que demuestra lo contrario.

McGrady mostró en la popular red social una imagen del menú real que se preparó el 20 de junio de 1989, en el que se enseña como la realeza cenó un “soufflé de homard”, que se traduciría del francés como “soufflé de langosta”.

El chef real puso como leyenda a su foto: “Prueba de que la familia real realmente come mariscos”.

El mito se volvió a difundir tras conocerse que uno de las comidas favoritas de la ex actriz Meghan Markle, duquesa de Sussex, eran los mariscos, y que posiblemente tendría que dejar de consumirlos tras su casamiento con el príncipe Harry.

Darren McGrady, chef profesional que cocinó para la reina en el palacio de Buckingham y para la princesa Diana en el palacio de Kensington, habló con el medio HELLO!, revelando otros detalles de los platos de la familia real.

“Era comida británica y francesa. Cocinamos mucha comida tradicional francesa. (…) Todos los menús estaban en francés. La reina habla con fluidez ese idioma”, señaló McGrady.

Asimismo, el chef reveló que la reina Isabel II disfruta de cualquier postre que contenga chocolate.

“Ella es absolutamente adicta al chocolate. Cualquier cosa que poníamos en el menú que tenía chocolate, lo elegía”.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.