JUE
SEP
20

El pato mexicano, listo para dispararle a la escopeta alemana






17 junio, 2018

MOSCÚ
Alemania debuta en el Mundial Rusia 2018 ante México este domingo. El vigente campeón del mundo inicia la defensa su corona en el Estadio de Luzhniki. La ‘Mannschaft’ es un histórico en esta competición y es imposible que no sea favorito para volver a ganar la copa.
Thomas Müller pudo jugar, tranquilamente, al costado de Jürgen Klinsmann en la Alemania Federal campeona mundial del 90. Total, -aunque digan lo contrario- dos jugadores que manejan el mismo idioma futbolístico sí pueden jugar juntos. Son fuertes, altos, juegan simple, sin peinados excéntricos y son goleadores. Es de esa época.
Hoy es fácil confundirse, un latino juega con la rigidez táctica de un europeo y estos quieren ser habilidosos como los brasileños o argentinos. Pero a Müller lo reconoceríamos desde el asiento más alto del estadio. Es el más alemán de esta selección alemana.
Es la herencia de los Klose y Rummenigge. Es de esos nueve clásicos y de los polifuncionales en extinción. Sobran los motivos que – sobre todo para los románticos- sea él, y no otro, quien que con sus 10 tantos esté a siete de convertirse en el máximo goleador en la historia de la Copa del Mundo.
Ese camino a recorrer para ser bicampeón del mundo, y destronar como máximo artillero de los Mundiales, a su compatriota Klose (16 goles), comienza ante México en el estreno Panzer en territorio ruso. Y claro, como todo genio, a veces se le va la mano con algún comentario demás, como el que ha dado en la previa ante los aztecas.
La estrella del Bayern Múnich es el décimo máximo rompe redes en la historia de la selección germana con 37 dianas. Klose (71), aparece otra vez para liderar esta tabla y segundo está otro Muller, Gerd (68). Ni se conocen seguro. Thomas ni nacía cuando el espléndida atacante del 70 se cansaba en hacer goles. Lo pudo intimidar meterse a la cancha con ese apellido, pero es un buen ejemplo que, cuando uno quiere, eso no pesa.
Hay que decir también que, como todo centro delantero clásico, necesita del funcionamiento de un equipo que lo alimente y Alemania es más que eso: es un súper equipo. Porque aunque venga de para una temporada, nadie con dos dedos de frente puede negar que Neuer es un arquerazo. Defensa segura con Hummels y Boateng; laterales potentes con Kimmich y Jonas Héctor; mediocampo sólido con Khedira y Kroos; un enganche brillante como Özil y más talento con Draxler, más la eficacia de Werner. Ni qué decir de la sapiencia de Joachim Low para saber conducir este Mercedes y no estrellarlo. “México nos va a exigir”, indicó el entrenador europeo. Eso sí, la historia dice lo contrario. Tres veces se enfrentaron ambos equipos en la historia de los mundiales. Fueron dos triunfos para la Die Mannschaft y un empate.
Este México, por su parte, parece estar lejos de construir un mejor capitulo mundialista que en el 70 y 86, en donde llegaron hasta cuartos de final. No solo deberán sacarse de encima la marca táctica y organizada de los alemanes, sino también la presión con la que llegan tras el escándalo previo en su país. Alemania quiere armar su fiesta de buen fútbol en Rusia, y México intentará seguirle el ritmo.