DOM
JUL
22

Rusia demolió a Arabia Saudita 5 a 0






15 junio, 2018

– Rusia, sin hacer nada del otro mundo, tan solo con los destellos de Yuri Gazinsky y Denis Cheryshev resolvió el trámite sin mayores problemas antes del intermedio

MOSCÚ
Rusia, impulsada por el fulgor de Aleksandr Golovin y Denis Cheryshev, inauguró su Mundial 2018 como ansiaba y como pocos creían en el país, no por el triunfo, esperado, sino por la claridad de la victoria (5-0) que logró ante una endeble Arabia Saudí, muy permeable atrás e ineficaz en ataque.
Stanislav Chercheshov optó finalmente por el bloque, por un doble pivote en la medular con Dzagoev por detrás de su gran estrella, el punta Fedor Smolov. Sin embargo, no le hizo falta tener otro atacante nato y no acusó la lesión del jugador del CSKA Moscú a los 24 minutos.
Para entonces, con Golovin como gran factor desequilibrante, ya mandaba en el encuentro y en el resultado. Un centro del zurdo del CSKA permitió a Yuri Gazinsky, completamente solo tras la caída de un zaguero saudí, inaugurar el Mundial 2018 con un preciso testarazo al que no pudo responder Abdullah Al-Mamuaiouf.
La salida de Cheryshev dinamizó las contras de los anfitriones. El zurdo formado en la cantera del Real Madrid exhibió su clase y rapidez por la izquierda, y Golovin, con más libertad, fue una pesadilla para Arabia Saudí.
Una de esas acciones acabó, poco antes del descanso, con balón a Cheryshev a la izquierda del área saudí. El extremo del Villarreal dribló a dos oponentes de forma simultánea con un recorte pleno de clase al elevar el balón de forma sutil y fusiló al portero de la selección asiática.
2-0 y el encuentro, si no sentenciado, bastante encarrilado, porque a Arabia Saudí, a la que no se le puede discutir esfuerzo y afán, le cuesta un mundo hacer un gol. El guión perfecto para Rusia.
Pizzi, que volvía a un Mundial veinte años después (jugó con España en Francia 1998), trató de recomponer la moral de sus hombres y convencerles de que podían volver a entrar al partido.
Los ‘halcones verdes del desierto’ respondieron con un par de aproximaciones peligrosas, pero su falta de pegada fue absoluta y lo pagó de nuevo.
Golovin volvió a fabricar otro envío al área que aprovechó, con otro testarazo, Artem Dzyuba, que acababa de reemplazar a Smolov, para cerrar el encuentro inaugural de forma plácida y esperanzadora para la hinchada de Rusia, que tuvo la fortuna de vivir dos magníficos tantos en la prolongación de Cheryshev y Golovin.