MIE
OCT
17

Las “perreras”, la precaria alternativa de transporte que usan los venezolanos






11 junio, 2018

Cultura Colectiva

En Venezuela han visto en los últimos cinco años el descalabro de su sistema de transporte, afectado por el encarecimiento y escasez de repuestos, así como por la falta de inversión por parte del Estado, cuyas líneas se han visto sobrepasadas.

Esta crisis obliga a cientos de usuarios a efectuar largas caminatas o a subir en las llamadas “perreras”, que están tomando el relevo ante la escasez de autobuses.

La escena se repite cada día en casi todas las ciudades de Venezuela desde finales del año pasado, cuando el país entró en hiperinflación y se agudizó la crisis económica, que se traduce en una severa pérdida del poder de compra, escasez de bienes básicos y medicinas así como de autopartes, el talón de aquiles del sector transporte.

“Lo más difícil es volver a casa, hay más gente que autobuses, también he faltado al trabajo porque espero durante horas en cola y no llegan”, dijo a Efe Luisa Peña, una empleada bancaria de 27 años, en una abarrotada parada de colectivos de La Yaguara, en el oeste de Caracas.

Peña reside en El Junquito, una barriada popular que serpentea una montaña que colinda con los estados Vargas y Aragua y en la que las direcciones se explican acompañadas de un número, según cuántos kilómetros haya que subir la empinada cuesta.

Después de horas de esperar el transporte, decidió subir a una “perrera”, un camión de carga sin los mínimos de seguridad para la movilización de pasajeros, que pertenecía a la Alcaldía de Caracas, que controla el chavismo gobernante.

Casi medio centenar de personas, apretujadas unas contra otras, subió a ella a un camión que no tenía puertas en la zona de carga.

Cerca, otro grupo de personas decide hacer autostop, temerosos de subir a un camión sin puertas que debe reptar una montaña.

“Todos los días es lo mismo, es el caos”, dijo a Efe Jesús García, un empleado gubernamental de 59 años que vive en el Barrio Páez, o “en el 11”, por el número de kilómetros que debe internarse en la montaña.

García añadió que no siempre consigue un aventón, pero que en esos casos prefiere esperar por el bus, aunque llegue muy tarde a casa.

“Porque tomar un taxi es imposible, los salarios no dan (para costearlo)”, aseguró.