SAB
NOV
17
SAB
NOV
17

La isla europea que nunca podrás conocer porque no eres rico ni famoso






5 junio, 2018

Cultura Colectiva

Valle de Bravo, en el Estado de México, fue una de las primeras tierras a las que los hippies nacionales llegaron en búsqueda de un espacio natural que les ofreciera una comunión absoluta con su filosofía de amor, libertad y paz que profesaban. Era un terreno ideal para dar rienda suelta a su vida en comunas rodeadas de árboles, aire limpio y una soledad que invitaba a la meditación y la vida feliz. “Valle”, como se refieren a él de forma cariñosa, fue uno de tantos puntos en el globo “descubiertos” por los hippies, que con el paso de los años fueron tomando fama como lugares de reposo para gente adinerada. Algunos bohemios se quedaron a vivir ahí, sin embargo, ahora se pueden ver por aquí y por allá casas lujosas de extranjeros que se enamoraron de la hermosa atmósfera de este pequeño paraíso mexicano.

Traslademos nuestros pasos de México hasta Europa, en específico a España y las Islas Baleares, conformadas por Mallorca, Menorca, Ibiza y la más exclusiva de todas, Formentera. Esta última, un caso semejante al de Valle: el paradisiaco lugar fue descubierto por los hippies de principios de los 70 y lo convirtieron en tierra de reposo y encuentro espiritual.

Con el transcurso de las décadas y el deseo de los millonarios de encontrar entornos de absoluta exclusividad, Formentera es en el presente uno de los lugares a donde sólo los asquerosamente millonarios y famosos tienen acceso. Gente del calibre de los exatletas Boris Becker o Carlos Puyol, la supermodelo brasileña Alessandra Ambrosio, el cantante boricua Ricky Martin, el actor Johnny Depp. La actriz Jennifer Connelly y los futbolistas Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos son asiduos a Formentera e Ibiza, la cual le sigue en lujo.

Por eso aquella frase que dicen que el dinero no lo compra todo, a veces no resulta del todo cierta. No en Formentera.

Para comer a la peruana…

Quispe

El restaurante no es sólo la joya de la comida peruana en la isla, sino que además goza de una de las mejores vistas de toda Formentera. Sus ceviches son una de sus 20 especialidades que se pueden degustar. Además de la comida deliciosa que lo caracteriza, el restaurante posee una decoración que invita a deleitar la mirada mientras la boca deglute un trozo de una de las gastronomías más exquisitas del mundo. Todo es supervisado por el chef Peruano Christian Motte, sin duda, uno de los grandes conocedores de la comida de su país. Quizá hayas vivido experiencias culinarias de alto nivel pero pocas se le comparan a la que puedes vivir en Quispe. Además el DJ que ameniza la atmósfera hace una selección de música tan deliciosa como la comida.

Para comer local y ver el Sol ponerse…

Can Carlitos

Este lugar es propiedad del prestigioso chef Nandu Jubany y de Franceso Manzoli y está localizado en La Sabina, la zona más lujosa del puerto, donde abundan las tiendas más exclusivas y los restaurantes más caros (un platillo cuesta 50 euros o más). La tapas españolas son la especialidad número uno de Jubany, preparadas de las maneras más exóticas y deliciosas posibles. También podrás encontrar arroces secos, a la lata o caldosos, cochinillo o pollo a la brasa con leña, vermuts, tapas dulces, copas y una gran variedad de deliciosos platillos a la luz de las velas y con el sol poniéndose en el horizonte. La apariencia del lugar no es precisamente lujosa, más bien tiende a la sencillez y a enfocarse más en la experiencia culinaria y visual. Sin duda, la comida juega el rol principal de un lugar que te hará recordar a las típicas palapas playeras pero con alimentos de auténtico lujo.

Para hospedarse

Gecko Beach Club

Es todo lo que un millonario excéntrico desea para derrochar su cuantiosa fortuna: un paraíso de paredes blancas y fabulosos jardines para tomar el Sol, recibir masajes terapéuticos y relajantes en deliciosos spas, practicar yoga y probar deliciosos platillos preparados por expertos chefs. Tiene el estilo de los fabulosos años 50, lo que seduce a muchos de sus huéspedes para sentirse trasladados a otra época. Especialmente bellos y relajantes son sus corredores de madera que se adentran en lo profundo del hotel, así como a los exteriores para admirar el azul turquesa del mar. Su coctelería es fabulosa, especialmente recomendables son los mojitos que se cuentan entre sus especialidades. Gecko Beach Club se ubica en la playa de Migjorn, una de las más hermosas de Formentera y todas las Baleares.

Para pasar una noche romántica…

Hotel Es Marés

Habitaciones espaciosas con velos blancos, ventanas con vista al mar, camas mullidas para pasar noches de ensueño mientras se goza de la cálida brisa de la isla. Un oasis de relajación es el que se encuentra en este pequeño pero lujoso hotel decorado al mejor estilo de Formentera. Se sitúa en el pueblo de San Francisco, el más grande e importante de la isla. Este establecimiento es famoso por su selección de vinos de Ibiza y la región, además de una deliciosa gastronomía mediterránea. Ideal para acudir en plan de pareja, debido al ambiente íntimo de sus cuartos, cuyas camas decoradas con mosquiteros le confieren una apariencia erótica.