MAR
NOV
13
MAR
NOV
13

Dimite ministro de Economía peruano a dos meses de jurar






5 junio, 2018

Agencias

El 24 de mayo, la región Cusco –en la sierra sur- fue la primera en parar contra el alza del impuesto selectivo al consumo (ISC) al diésel, aprobada por un decreto del Ministerio de Economía el 10 de mayo. La semana pasada, se sumaron a las protestas las regiones de Puno, Tacna y Arequipa, y mañana martes un gremio de transportistas de carga y pasajeros empezaba una huelga indefinida, contra la misma tasa. Ante ese escenario, el Gobierno aceptó devolver un porcentaje del impuesto cobrado a los transportistas, y el ministro de Economía, David Tuesta, ha dimitido tras conocerse el acuerdo.

Tuesta, un ex alto ejecutivo del BBVA, ha permanecido un mes y dos días en el puesto. El lunes pasado, ante el malestar en el sur porque el alza en el transporte incrementa los precios de los alimentos, el presidente peruano, Martín Vizcarra, señaló: “Nosotros somos un Gobierno que va a estar siempre del lado del pueblo. Y si vemos que alguna medida afecta, haremos cualquier ajuste”.

El mandatario dijo que había encargado al Ministerio de Economía y Finanzas y al Instituto Nacional de Estadística e Informática evaluar la fluctuación de los precios a raíz del incremento del ISC, y reconoció que afectaba de manera diferenciada a las regiones. En Cusco, el incremento llega a un sol adicional (0,30 centavos de dólar) por cada galón de diésel. “En Arequipa, en Puno, en Tacna, en Lima, en el norte, es de entre 40 y 50 céntimos por galón”, explicó Vizcarra.

Pero el mismo día, el ministro de Economía, consultado por el diario El Comercio, aseguró: “El Gobierno no va a retroceder. Esta no fue una decisión del Ministerio de Economía, sino del Gobierno: en ese documento (el decreto del alza del ISC) estamos comprometidos como Gobierno, porque se requieren recursos”.

En mayo, el Ministerio de Economía sustentó el incremento del ISC al combustible como un incentivo para la renovación del parque automotor, y el alza de la tasa a las bebidas azucaradas, alcohólicas y tabaco para promover hábitos saludables, pero la razón de fondo era la necesidad de reactivar la economía, semiparalizada por las crisis políticas del Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski y las investigaciones fiscales del caso Lava Jato y del Club de la Construcción (una concertación ilegal de empresas de ese rubro).

Además, el ministro Tuesta anunció a mediados de mayo otra medida: modificar el sueldo base para el cobro del impuesto a la renta, para que estén obligados al pago quienes perciben a partir de 627 dólares mensuales. El primer ministro César Villanueva bloqueó la propuesta.

Pasadas las 22.00 (hora local), el presidente Vizcarra explicó en un mensaje a la nación que al asumir el poder, el pasado 23 de marzo tras la renuncia de Kuczynski, encontró el país “en una crisis profunda, con la economía casi paralizada”, y aclaró que “el crecimiento del país se logrará en base a las inversiones y a una mejor recaudación, no a costa del incremento de tasas impositivas”.

“Hemos decidido realizar modificaciones en el Gabinete y por eso hemos aceptado la renuncia del ministro de Economía”, expresó Vizcarra. Además, el mandatario peruano anunció la formación de una comisión ad hoc que cobre deudas tributarias a “grandes empresas que adeudan al Estado montos que representan más del 1% del PBI”.

Vizcarra recordó que en 2017 la economía creció un 2,5% y se produjo un incremento en la pobreza. Según el INEI, casi el 22% de la población peruana vivió el año pasado en pobreza monetaria, y 375.000 personas pasaron a la condición de pobres. En Perú, una persona es considerada en esa condición si tiene menos de 103 dólares mensuales.