LUN
NOV
12
LUN
NOV
12

Se disparó a Jonathan a más de 60 cm y no se halló pólvora






30 mayo, 2018

ERBOL

La Fiscalía determinó, mediante exámenes forenses, que se disparó al estudiante Jonathan Quispe a una distancia mayor a los 60 centímetros y que no se encontraron restos de pólvora.

La información fue proporcionada por el fiscal general Ramiro Guerrero junto a peritos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), que están llevando adelante las investigaciones del caso.

El perito Antonio Mercado, encargado de la parte balística, indicó que, por el daño provocado al cuerpo de Jonathan, la esfera de fibra de vidrio que lo mató tuvo que tener una velocidad superior a los 36 metros por segundo.

Precisó que la esfera ingresó 20 centímetros al cuerpo, en una trayectoria de izquierda a derecha, de arriba hacia abajo, con un ángulo en bipedestación (cuerpo parado en dos pies) de 46 grados.

Explicó que, además, se debe tomar en cuenta que al momento del impacto el joven habría estado en movimiento con leve inclinación hacia adelante, con los cual se puede establecer que “ese sujeto que dispara en la posición victima-victimario estaba a una distancia mayor a los 60 centímetros”.

Respecto a la pólvora, el fiscal Guerrero indicó que no se hallaron rastros en la ropa y el cuerpo del joven. No quiso adelantar conclusiones al respecto y se limitó a anunciar que se hará las reconstrucción balística necesaria para determinar el tipo de arma que disparó la esfera de fibra de vidrio.

Asimismo, Guerrero sostuvo que sólo se encontró sangre en el  pasillo del domicilio donde falleció Jonathan, y no así en la parte de afuera.

La máxima autoridad del Ministerio Público llamó a las autoridades de la UPEA los testigos a que se presenten a declarar para aportar mayores indicios.