MAR
NOV
20
MAR
NOV
20

Libros escritos en prisión que te ayudarán a entender la existencia en el encierro






28 mayo, 2018

Cultura Colectiva

Algunos escritores atravesaron por el infierno de estar en la cárcel desde la cual escribieron algunas de sus obras más aclamadas.

Como tantos otros domicilios de asesinos seriales, el de Gregorio Cárdenas apestaba.

No era para menos: tenía enterrados cuatro cuerpos de mujeres a las que había estrangulado y sepultado sin ningún cuidado en el jardín de su casa ubicada en Mar del Norte 20, colonia Tacuba, Ciudad de México. Las víctimas eran María de los Ángeles González, prostituta; Rosa Reyes, prostituta; Raquel Martínez de León, prostituta; y Graciela Arias Ávalos, estudiante.

Cuando la policía lo detuvo y dio a conocer sus crímenes, la prensa lo apodó el “Estrangulador de Tacuba”. Es considerado uno de los serial killers mexicanos más famosos de toda la historia. Cuando lo encerraron en el siniestro Palacio Negro de Lecumberri, Goyo se hizo un personaje célebre por sus amoríos con las enfermeras, por fungir de abogado de varios reclusos y por escuchar música clásica, pintar y escribir libros.

Su novela Celda 16 es quizás el más famoso de ellos, pero también forman parte de su bibliografía Pabellón de locosUna mente turbulenta y Adiós a Lecumberri. La estadía en prisión ha fungido como detonante para que muchos hombres vacíen sobre el papel sus memorias, anhelos e ideas mientras esperan por su sentencia o el fin de su condena. Todo ello se ha transformado en libros destacados o populares que te damos a conocer en las siguientes líneas.

Los viajes de Marco Polo (1300)

Rustichello de Pisa

No se saben exactamente los motivos por los que el gran viajero Marco Polo fue llevado a prisión, pero fue en ella donde dictó sus memorias como mochilero a Rustichello de Pisa, cuando ambos fueron compañeros de celda en la cárcel de Génova. Muchos sospechan que Marco Polo no sabía escribir y aprovechó la ocasión de conocer a alguien que sí podía hacerlo para confiarle la escritura de sus viajes.

El príncipe (1513)

Nicolás Maquiavelo

Uno de los libros más célebres de todos los tiempos fue escrito cuando su autor estuvo preso en San Casciano acusado de conspirar contra los Médici. Esta familia, al tomar el poder en 1512, le despojó de su cargo de funcionario a Maquiavelo. Este tratado político ha sido interpretado de varias maneras: como un intento de su autor por congraciarse con sus enemigos o como un fuerte alegato a favor de la libertad.

Don Quijote de la Mancha (1615)

Miguel de Cervantes

Detrás de las gloriosas páginas de la mejor novela escrita en idioma español se sucedió un lamentable hecho: mientras era recaudador de impuestos, Miguel de Cervantes fue llevado a prisión en 1597 por apropiarse de dinero público proveniente de las cuentas que él llevaba. Esto lo llevó a ser puesto tras las rejas en la prisión de Sevilla, aunque después saldría libre cuando se descubrió que todo había sido a causa de errores de sus ayudantes. En ese tiempo comenzó a darle forma a la obra que lo llevaría a la fama mundial.

Fanny Hill. Memorias de una cortesana (1748)

John Cleland

Las malditas deudas millonarias llevaron a Cleland a prisión en la londinense cárcel de Fleet. Ahí puso manos a la obra y escribió la que muchos consideran la primera novela erótica de la historia. Tras su segunda entrega, inició el escándalo en toda Inglaterra: calificada de escandalosa y pornográfica, la historia fue censurada, quemada en público y retirada de circulación. Es por ello que se le considera uno de los libros más pirateados de la historia, ya que se imprimieron copias para venderlas en la clandestinidad.

Justine o los infortunios de la virtud (1791)

Marqués de Sade

La prisión de la Bastilla tuvo en Sade a uno de sus más famosos huéspedes. Su prolongada estadía fue aprovechada por el autor para realizar Justine o los infortunios de la virtud, una historia extensa en la que expone las hipocresías de la sociedad, la virtud como una emoción vacía y el vicio como la condición natural de la humanidad. Como muchas otras obras de Sade, esta historia fue perseguida y censurada por sus detractores.

De Profundis (1905)

Oscar Wilde

Este libro es el resultado de una emotiva carta que Wilde escribió a su amante Alfred Douglas desde la prisión de Reading, Inglaterra. En ella Wilde cumplía una pena por comportamiento indecente y sodomía. A través del papel, el autor nacido en Dublín expone las virtudes del amor, sus decepciones hacia la vida además de sus sentimientos más íntimos hacia Douglas.

Mein Kampf (1925)

Adolf Hitler

En el verano de 1924, desde la prisión de Landsberg, en la que estaba encerrado por haber planificado y ejecutado el fallido Golpe de Múnich, Hitler dio forma a sus ideas sociales, políticas y personales en esta obra. Principalmente se puede leer en sus páginas la manera en que los nazis llevarían a cabo su autoridad en Alemania para el dominio de la raza aria y el nuevo rumbo del mundo. Reveladora y polémica a partes iguales.

Santa María de las Flores (1944)

Jean Genet

De delitos y una vida sórdida, Jean Genet sabía mucho: desde los diez años vivía en las calles, entrando y saliendo de prisión, pero fue hasta su estadía en la cárcel de Fresnes que se volcó de lleno a la escritura como método de autoayuda. De ahí salió su primera novela Santa María de las Flores, una historia autobiográfica que le abrió las puertas para recibir el apoyo de personalidades como Picasso, Sartre y Cocteau, que le ayudaron a conmutar su pena y salir de prisión en 1949.

In the Belly of the Beast (1981)

Jack Henry Abbott

Las desgarradoras cartas de Jack Henry Abbott enviadas al escritor Norman Mailer, escritas desde la cárcel a la que ingresó cuando tenía doce años a causa de un homicidio, se transformaron en un libro cuya finalidad fue dar a conocer las vivencias del convicto en prisión. Mailer estaba convencido de que había descubierto a una nueva promesa de las letras norteamericanas: «De las cartas de Abbott surge un intelectual, un radical, un líder en potencia, un hombre poseído por una visión de unas relaciones humanas mejores que las que una revolución puede forjar». Abbott falleció en 2002 cuando reingresó a prisión y se suicidó en su celda.

Conversations with Myself (2010)

Nelson Mandela

Hablar con uno mismo en prisión debe ser algo fácil, a la vez que una losa muy pesada: Nelson Mandela lo hizo durante 27 años y de esa experiencia resultó este libro, un compilado de ensayos y reflexiones del hombre que cambió la situación política de Sudáfrica, abogando por la paz, la unión y la solidaridad cuando asumió la presidencia del país. La lectura de este libro resulta un viaje interno de gran magnitud para descubrir la fuerza interna del hombre que se ve obligado a superar todos los obstáculos.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Gobierno Municipal de Tarija firmó un convenio de cooperación con Word Wildlife Fund (WWF), para fortalecer la gestión ambiental en Tarija.

RESTA

18 estudiantes de la Facultad Técnica Policial denunciaron ser agredidos físicamente por uno de sus instructores.