SAB
SEP
22

Felicidad, calma y otras razones para escuchar punk y heavy metal






28 mayo, 2018

Cultura Colectiva

Más que sonidos distorsionados, el heavy metal también trae tranquilidad y felicidad a las personas

A finales de los años 60 un sonido cambió al mundo: conjuntos de guitarras fuertes, ritmo enérgico y sonidos más potentes. Una combinación de blues con sonidos trepidantes para tener un nuevo ritmo llamado heavy metal. Este género ha sabido mantenerse después de tantos años con millones de seguidores y, sobre todo, de representantes. Por eso sigue liderando movimientos culturales e ideológicos en sus aficionados, con bandas pioneras como Led Zepellin, Deep Purple, Black Sabbath, Motörhead y Iron Maiden, por mencionar algunas.

A pesar de que la sociedad mantenga estereotipos sobre quienes escuchan ritmos musicales fuertes, al decir que tienen carácter agresivo y violento, e incluso que son personas con mayor probabilidad de suicidarse, los hechos demuestran lo contrario. Una investigación presentada enAnnual Conference of the Association for Psychological Science dice que las personas con gusto musical inclinado al metal, heavy metal y el punk rock tienen un nivel alto de inteligencia.

Detrás de toda esa ropa oscura, el cabello largo y el carácter serio existe una persona relajada, feliz y probablemente muy inteligente. Aunque para muchas personas demasiado ruido genere estrés, el heavy metal y el punk hacen todo lo contrario. Estos géneros musicales te harán sentir más tranquilo, positivo y más alegre. La música en general ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y estrés, ya que controla la irritabilidad al transmitir calma y tranquilidad. Por eso los amantes de la música siempre buscarán canciones y ritmos que coincidan con su estado de ánimo, a fin de sentirse más inspirados.

La Universidad de Queensland realizó un experimento en el que se confirma que la música pesada causa relajación y felicidad. La investigación, en la que se estudió a personas de entre 18 y 34 años, consistió en poner a cada uno de los participantes a hablar sobre temas que les molestaran o que les disgustaran. Después, durante 10 minutos, podían escuchar la música que ellos quisieran y los otros 10 minutos siguientes estar en total silencio. Los géneros musicales que se registraron fueron heavy metal, punk y hard rock, entre otros de categorías similares.

La psicóloga Genevieve Dingle declara que estos resultados se deben a que el nivel de hormonas y la velocidad de ondas cerebrales se normalizan gracias a este tipo de música, lo que provoca un efecto equivalente al de un abrazo. En la escala de afecto positivo y negativo de las medidas de emociones se incluyó la frecuencia cardiaca, lo que dio como resultado que, durante el proceso, la frecuencia de estrés, irritabilidad y hostilidad aumentaba, para después mantenerse mientras sonara la música y disminuir en el silencio. Es decir, la música fuerte no molestaba a los participantes ni les disgustaba. Al contrario, regulaba sus niveles de enojo y propició un aumento en sus emociones positivas.

De este modo se comprobó que los niveles de estrés, enojo y furia iban disminuyendo, además de regular la tristeza y la ira. Es un hecho comprobado científicamente: el heavy metal aumenta tu felicidad y hará que te sientas con más energía e inspiración en tu día a día. Aunque se necesitan más investigaciones para comprobar estos resultados como contextos sociales naturalistas, lo que sí es seguro son los efectos positivos de la música en la salud metal del ser humano. Y a pesar de que para muchas personas este género provoque insatisfacción, puedes escuchar cualquier otro estilo musical para tomarte un rato de relajación y salir de tu realidad, así sea sólo por un momento.