SAB
SEP
22

Quien no se a tomado una Selfie?






27 mayo, 2018


Una selfie se usa, más que todo, como un mensaje, ya sea simplemente para llamar la atención de otras personas, ya para alardear logros, o únicamente por diversión. De allí que el sentido del selfie sea mostrar un momento especial en la vida de una persona y comunicarlo a través de las redes sociales u otras plataformas.
Como tal, el término se popularizó a partir del siglo XXI, a raíz de la masificación de las nuevas tecnologías de la comunicación, a tal punto que el Diccionario Oxford la consideró la palabra del año 2013 y la incorporó dentro del idioma inglés. En este sentido, la palabra selfie es sustantivo compuesto por las palabras “self”, que significa ‘auto’, e “-ie” o ‘I’, que traduce ‘yo’ o ‘yo mismo’; por esta razón, el uso sugerido en español es ‘autofoto’ o ‘autorretrato’.
Hoy en día vemos la selfie como un fenómeno de las redes sociales que se ha puesto de moda en los últimos años, aunque, en rigor, el concepto de selfie es tan antiguo como las cámaras fotográficas.
Las selfies son más comunes entre mujeres que hombres. Las poses preferidas de los usuarios en una selfie son: boca de pez, trompa de pato (duck face), lengua de fuera, mandando beso, alzando una ceja, entre otras.
Visto desde hoy, el primer selfie de que tenemos registro es aquel autorretrato con que el fotógrafo Robert Cornelius se hizo un daguerrotipo en el año de 1839.
Ahora bien, se rastrea en el siglo XX un posible inicio de la cultura selfie en el fotomatón, una cabina cerrada por una cortina, que constaba de una cámara fotográfica, y que era usada para hacer fotos de consumo personal.
Por su lado, el primer uso de la palabra selfie de que se tiene registro data del año 2002, cuando fue utilizada en un foro en línea en Australia.

Selfie según la Psicología
Para la Psicología, la selfie puede constituir un mecanismo de autoafirmación donde se manifiesta cierta compulsión narcisista en el individuo.
Como tal, la exposición excesiva de la vida personal revela individuos con baja autoestima y con una permanente necesidad de aprobación y aceptación. Además, en edades más tempranas, se considera que la selfie forma parte de un mecanismo de construcción de la propia identidad, en la medida en que esta se muestra a los demás para recibir validación y retroalimentación.

¿Qué se esconde detrás de las
selfis? Una mirada científica
a las autofotos
Si entras a Facebook o Twitter, notarás que gran parte de las fotografías publicadas corresponden a las llamadas selfies —autofotos o selfis en español—, que simplemente son imágenes que se caracterizan por ser capturadas por la propia persona que las protagoniza. ¿Qué hace a las selfis tan populares y adictivas? Los científicos estudiaron qué hay detrás de las autofotos y cómo nos dicen mucho más de lo que la persona que las toma en realidad supone.
Una foto dice más que mil palabras y esto es totalmente cierto. En las selfis hay un claro protagonista y ese no es el paisaje, no es una situación especial, no es una provocación artística y tampoco una denuncia de algún tipo. El protagonista en estas fotos es la persona que la toma, siempre dispuesta en un primer plano. Como si fuera poco, nadie se toma una sola selfi, sino que varias para luego dedicar el tiempo «necesario» hasta dar con la mejor.
En quienes publican selfies claramente se evidencia una determinada propensión a subir más de una al día a las redes sociales y lógicamente, no es por amor al arte. Según los expertos, todo se trata de diferentes grados de casos bastante obvios de lo que en psicología suele llamarse narcisismo subclínico, egocentrismo y cierto grado de trastornos o irregularidades emocionales, y además, los psicólogos creen se trata de una forma de buscar la validación de los otros, comúnmente enmarcada dentro de los «Me gusta»
Asimismo, los expertos aseguran que existe una enorme diferencia entre tomarse una selfi para mostrarse en un lugar importante y donde no hay otra persona que opere la cámara del teléfono que, hacerlo en sitios no relevantes, con el solo objeto de exponer el rostro (una selfi en el baño).
La moda de las selfis no solo tiene un componente social y hasta adictivo, sino que también puede traer consecuencias muy complejas, pues suelen implicar conductas muy impulsivas, tanto es así que, como muchos sabemos, existen numerosos casos de personas que hasta han perdido la vida tomándose esta clase de fotos, por más descabellado que esto pueda sonar.
Ahora bien, ¿y tú? ¿Te tomas selfis? ¿Cuántas?