MIE
SEP
19

UNA NUEVA ESPERANZA PARA ENTRE RIOS





22 mayo, 2018

En un importante acto desarrollado en la provincia O’Connor, el presidente Evo Morales inauguró el inicio de perforación del pozo Jaguar X6 y también la gran esperanza de un pueblo por mejorar su vida ante los futuros posibles buenos ingresos que se generarían por la explotación correspondiente. El primer mandatario dijo esperar noticias positivas en diciembre próximo, poco tiempo para lo que puede ser un hecho de trascendencia.

Pero estas tareas hidrocarburíferas se desarrollan en un marco socio político complicado en Tarija por las exigencias de las regiones en una época difícil, provincias como O’Connor y Arce presentaron hace meses un proyecto de ley planteando que el 45% de la producción de los campos descubiertos en sus respectivos territorios les beneficie directamente cuando se ingrese a la etapa de producción y comercialización. Esta propuesta chocó de frente con los intereses del Gran Chaco que ya recibe directamente ese mismo porcentaje pero de la producción total del Departamento, no solo de lo que se extrae en su territorio, un contrasentido que muchos lo toman como un exceso e injusticia, ya que se tendría derecho a sacar provecho de lo que se produce en otras regiones. Lo más llamativo es que las autoridades chaqueñas no mostraron ni la más mínima intención de siquiera analizar la situación y menos aún, de sentarse a conversar sobre el asunto.

Con este entuerto, la decepción por el precio que la explotación del gas tiene para nosotros, una especie de maldición que lo menos que hizo fue beneficiarnos o mejorarnos la vida. Es cierto que el problema no es el gas natural en si, sino quienes han manejado el dinero generado de su venta y no lo han destinado en proyectos y obras que le sirvan a la gente, el gas por si solo no nos hace mal, sí nos daña la corrupción y los intereses personales y sectarios que nos desangran, llenando de dinero los bolsillos de unos cuantos y solo de esperanzas los corazones de una mayoría, que sigue creyendo que sus vidas cambiaran para mejor, que siguen creyendo en las promesas vacías de quienes se aprovechan de la humildad e ingenuidad de un pueblo bueno, noble y paciente.