VIE
AGO
17

¿Por qué Meghan Markle no será llamada princesa Meghan después de su boda?






16 mayo, 2018

BBC MUNDO

La respuesta es cruda y sin miramientos: para el protocolo de la realeza británica, la actriz estadounidense carece de “sangre real”.

Esa es la razón por la que Meghan no será llamada princesa después de que se case con el príncipe Harry este 19 de mayo.

En términos prácticos, la regla se traduce en que Megham Markle se verá obligada a seguir el ejemplo de su futura cuñada.

Cuando Catherine Middleton y el príncipe William fueron pronunciados “esposa y esposo”, en el 2011, ella se convirtió automáticamente en su alteza real princesa William de Gales.

Hay una gran probabilidad de que Meghan se convierta en su alteza real princesa Harry de Gales.

Así es que, al menos oficialmente, los británicos pueden ir olvidándose de la princesa Meg, así como no hay princesa Kate.

Las princesas por derecho

Tener “sangre real” permitió que la hermana menor de la reina Isabel II de Inglaterra fuese llamada princesa Margaret.

De la misma manera que la hija de la reina es la princesa Anne y que sus nietas son princesas también: Beatrice y Eugenie.

La ascendencia simplemente les dio el derecho de ser princesas.

Pero su madre, Sarah Ferguson, nunca fue princesa Sarah, y Sophie Rhys-Jones, la esposa del príncipe Edward, no es la princesa Sofía.

Las reglas también significan -para la consternación de muchos- que Lady Diana Spencer nunca fue oficialmente la princesa Diana.

Como el periodista de la BBC Nicholas Witchell explicó, cuando William y Kate se comprometieron en 2011, la familia real no ha florecido por 1.000 años sin encontrar una solución a este problema un tanto desconcertante y sin sentido sobre cómo deberían llamarse sus miembros.

Desde el punto de vista del Palacio de Buckingham, se necesitan títulos para los miembros de la familia que ocupan roles, aunque prestigiosos, periféricos en el principal negocio de la monarquía.

Entre duques y duquesas

Los primos de primer grado de la reina son, respectivamente, los duques de Gloucester y Kent, y cuando su tío abandonó el trono para casarse con una estadounidense que se había divorciado en 1936, se convirtió en el duque de Windsor.

Esos ducados son frecuentemente otorgados a través del matrimonio, señala el periodista de la BBC, precisamente porque le están dando al nuevo integrante de la familia un título de renombre sin darles el derecho a ser príncipes o princesas.

Por eso, cuando el príncipe Andrew y Sarah Ferguson se casaron en 1986, la reina le dio el título de duque de York. Ella se convirtió en la duquesa de York, un título que continúa teniendo pese a su divorcio.

De la misma manera, cuando el príncipe Edward se casó con Sophie Rhys-Jones, se convirtió en el conde de Wessex y su esposa, en la condesa de Wessex.

Podría ser posible que la reina tome la misma decisión en los casos de Kate y Meghan, y desempolve un ducado de la familia que ha estado en desuso: Sussex (el favorito para Harry y Meghan). Los de Albany y Clarence están entre los vacantes.

La excepción a la regla

Pero como sucede con muchas cosas conectadas con el protocolo de la realeza británica, siempre hay una excepción a la norma: el esposo de la reina, Felipe, sí es príncipe.

Cuando él se casó con la entonces princesa Isabel en 1947, el rey George VI lo hizo “duque de Edimburgo”.

No fue hasta febrero de 1957 cuando se convirtió en príncipe Felipe, cuando la reina “acordó para él el estilo y el título de príncipe del Reino Unido”.

La monarca podría convertir a Kate y Meghan en princesas, pero debido a la rigidez de las tradiciones que rodean la realeza británica, quizás se tome mucho tiempo.

*Esta nota fue publicada originalmente en noviembre del 2017 y republicada con motivo de la boda real del príncipe Harry y Meghan Markle.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Programa Rabia dependiente del Servicio Departamental de Salud, informó que desde el año 2004, en Tarija no registraron ningún caso positivo o sospechoso de rabia humana, pese a que mensualmente.

RESTA

Los conflictos internos al interior de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, especialmente por el manejo de la FUL que tiene recursos del IDH.