MIE
SEP
19

Liverpool a la final con Real Madrid






3 mayo, 2018

– Los Red cayeron 4-2 en Roma y avanzaron gracias al 5-2 de la ida, buscarán su 6º título de Champions League, ante un rival que va por la 13ª

ROMA, 2 MAY
Liverpool, que había ganado 5-2 en la ida de Inglaterra, perdió 4-2 en Italia con Roma, pero avanzó a su octava final de la Liga de Campeones, en la que el sábado 26 enfrentará en Kiev al bicampeón defensor, Real Madrid.
El senegalés Sadio Mané y el holandés Georginio Wijnaldum marcaron para Liverpool en el estadio Olímpico, donde Roma tuvo el consuelo del triunfo con un gol en contra de James Milner y conquistas del bosnio Edin Dzeko y del belga Radja Nainggolan.
El equipo “giallorosso” precisaba ganar 3-0 para asegurarse una segunda remontada, tal como consiguió contra Barcelona, con el que había perdido 4-1 en la ida disputada en el Camp Nou.
Pero los “Reds” confirmaron los dichos previos de su DT alemán, Juergen Klopp, quien había advertido que Liverpool no es Chelsea ni Barcelona, a los que Roma venció por 3-0 de local en la fase de grupos y en cuartos de final, respectivamente.
Sané abrió la cuenta a los 9′ tras recibir del brasileño Roberto Firmino, quien aprovechó un error de Nainggolan, que falló un pase en el mediocampo.
Roma, que sufrió los primeros goles como local en el torneo, empató transitoriamente seis minutos después cuando un apurado y violento rechazo del croata Dejan Lovren rebotó en la cabeza de Milner y sorprendió al arquero alemán Loris Karius.
El equipo italiano del DT Eusebio Di Francesco intentó presionar al rival para ponerse en ventaja, pero Wijnaldum vulneró al brasileño Alisson a los 26′ aprovechando un cabezazo hacia atrás de Dzeko, que reclamaba una falta previa.
El delantero bosnio llegó a su octava conquista en el torneo a los 52′ tras capturar el rebote de una atajada de Karius ante un remate de Stephan El Shaarawy, de buena tarea en Roma, que ganó con goles de Nainggolan a los 86 y 94′, de penal.
El propio Dzeko sufrió un penal de Karius a los 49′, pero el el árbitro esloveno Damir Skomina anuló la acción a instancias de un asistente, quien le marcó un fuera de juego inexistente del delantero bosnio.
Mucho peor fue el error de Skomina a los 63′, cuando sancionó un córner sin darse cuenta que Trent Alexander-Arnold bloqueó con la mano un remate de El Shaarawy en la línea de meta.
Esas acciones resultaron decisivas para Roma, que buscaba su segunda final del torneo de clubes más importante de Europa ante Liverpool, casualmente su “verdugo” por penales en el duelo decisivo de la edición de 1983-84, también en el Olímpico.
Roma buscó repetir su “partido perfecto” ante Barcelona, pero Liverpool hizo su tarea y supo bloquear de su rival, al que lastimó especialmente con Sané, que llegó a nueve goles en el torneo, uno menos que Firmino y el egipcio Mohamed Salah.
Liverpool, comandado por sus tres atacantes, se convirtió en el primer equipo en anotar 46 goles en una misma temporada de un torneo europeo, donde busca recuperar una gloria conocida.
Es que los “Reds” ya ganaron seis veces el torneo de clubes más importante de Europa, el último de ellos la temporada 2004-05, cuando venció por penales al Milan tras remontar una desventaja inicial de 3-0 en Estambul.
Liverpool, ayudado por los errores de Skomina, avanzó a su octava final al cabo de diez semifinales, pues sólo perdió en la edición 1964-65 ante Inter y en la de 2007-08 contra Chelsea.
Poco le importó al club inglés haber cedido su invicto en el torneo (sumaba siete triunfos y cuatro empates) y haber perdido por primera vez contra Roma, contra el que sumaba dos triunfos y dos empates en los enfrentamientos previos.