MAR
SEP
18

Madre boliviana discriminada por la justicia en  Argentina






10 abril, 2018

La mujer espera que las autoridades en el país puedan atender su pedido, y así lograr que su hija regrese a Tarija a vivir con ella

SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/ TARIJA
(elPeriódico- abril 09/ 2018) Este es el dramático pedido de una madre boliviana, a quien la justicia argentina le quitó a su hija de ese entonces, de 9 años, ahora la niña tiene 11.
La mujer no puede acercarse a la niña y lo poco que sabe, es que su hija es explotada sexualmente y además, la obligan a trabajar como niñera.
La madre cuenta que es de escasos recursos económicos y pide la asistencia gratuita de algún abogado.
Dijo que no le dejan ver el expediente con los fundamentos de la justicia para dar la guarda al padre político de la menor, y también aseguró que sufrió constantes agresiones físicas delante de la niña por parte del hombre.
“Mi hija está con mi expareja Nelson Walter Rivero de 42 años, quien es ciudadano argentino y la tiene por orden judicial”.
Según la denunciante, los jueces en el vecino país “fueron muy imparciales”, indicando que tiene la prohibición de Río Grande en la provincia Tierra de Fuego de Argentina.
“Sufrí discriminación por la justicia de ese país, porque me trataron de loca, además ella no es hija biológica de ese hombre, él la reconoció a pedido mío cuando era mi pareja”, relató a elPeriódico, María Julieta Altamirano Maygua.
María, nacida en Tarija, relató que fue víctima de violencia física y psicológica con su última pareja.
“Últimamente, mi hijita también viene siendo víctima de esta situación, eso me cuenta cuando hablo con ella”, reveló.
Aseguró que el 22 de enero del año 2016, el hombre le sacó a su niña y la abogada que le hizo los trámites, le contó que el hombre, le puso una denuncia en la comisaría, en donde actuó la oficina de Desarrollo Social que está ubicada en Prefectura Naval.
El juez de turno le dio la potestad al padre.
“Desde el primero de febrero de ese mismo año, cuando se levantó el proceso, fui al Juzgado para ver el expediente, para ver qué decía y yo como parte, no me lo quisieron hacer ver”, lamentó.
Incluso fue con la abogada y tampoco le dejaron ver el expediente. “Me dijeron que estaba en despacho y hasta la fecha, no puedo ver qué es lo que pasó”.
Además el abogado al trabajar con el Gobierno, también decidió dejar el caso.
Agregó que cuando habla por teléfono celular con su hija, ella le pide ver mediante ese dispositivo, y es ahí, que le ve descuidada y además le cuenta que es abusada sexualmente por otras personas.
“Mi hija es víctima de tentativa de infanticidio, de abuso sexual, pero son muy escasas las respuestas de parte de fiscales y jueces de Río Grande hasta la fecha, porque yo hago las denuncias desde Tarija”, se lamentó.
Altamirano, hizo conocer que el Consulado de Bolivia en Comodoro Rivadavia, ni el Ministerio Público dan contestación a los pedidos que realiza, porque no puede pagar un abogado particular en la Argentina.

Explicó que el costo de un abogado en ese país es de alrededor de 75 mil pesos argentinos, aunque trabaje no le alcanza para pagar un profesional.
“Es muy poca la comunicación que me permite ese hombre tener con mi hija, además deben saber que él tuvo tratamiento psicológico en julio de 2014; el psiquiatra lo derivó a efectuarse una psicoterapia, porque tenía problemas con un compañero de trabajo; venía muy mal. Es un hombre al que yo nunca hice nada en contra suya, pero él me destrozó con su abogado. En este aspecto, él se aprovechó de mí y yo nunca le hice nada”, apuntó.
También afirmó que en su historial, antes de salir con ella iba a un hospital y ahí le daban psicofármacos, estaba bajo el tratamiento de un psiquiatra y eso se enteró después de que se juntó con él.
“Ella está ahora sola con los familiares de ese hombre, no hay nadie que vele por la seguridad y protección a mi hija; pero en Tarija, también no he tenido respuesta por parte de las instituciones, y ahora estoy a la espera de alguna ayuda, aunque hemos mandado una solicitud al Consulado de Bolivia en marzo del año pasado, para el seguimiento de mis denuncias; sin embargo, no hay ninguna respuesta”, explicó con tristeza. (eP).

EL APUNTE
“Hacían trabajar a mi hija de niñera y no la mandaban a la escuela”

María Antonieta, relató que pidió la restitución de la niña a la juez Susana del Valle García y ella le respondió con una resolución, indicando que la menor no corre riesgo estando con el padre.
Pero la madre asegura que la menor trabaja como niñera e incluso no la llevan a la escuela.
“Tenían a mi hija de niñera de los dos hijos del hermano de esta mujer y de mi ex, no la mandaban a la escuela, ni sus actividades extraescolares”.
La denunciante asegura tener los informes de la escuela de la menor.
La mujer dijo estar sola y no tiene a dónde ir o a dónde asistir para que le brinden ayuda.
“No pierdo la fe de traer a mi hija a vivir a Tarija, porque aquí le daré una mejor vida, ella es lo único que tengo y seguiré luchando”, afirmó.