VIE
SEP
21

24 personas de la tercera son reos en la cárcel






1 abril, 2018

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico – abril 01/2018) El trabajo de monitoreo  del estado de los reclusos en el centro penitenciario de Morros Blancos realizado por la oficina del Defensor del Pueblo, reveló que la población de adultos mayores que cumple sus respectivas condenas, se halla en situación de vulnerabilidad.
La delegada de la oficina del Defensor del Pueblo en Tarija, Carola Romero Pacello, informó que están realizando actividades para evitar que sean vulnerados los derechos de estas personas que son unas 24.
Una de las primeras actividades ejecutadas fue realizada la pasada semana en coordinación con el subgobernador de Cercado, Johnny Torres Terzo, quien efectivizó la entrega de las canastas alimentarias para los 24 adultos mayores que se encuentran en el penal de Morros Blancos.
Romero acotó que está coordinando con diferentes instancias del Gobierno para  que los internos de la tercera edad,  reciban prestaciones adecuadas para garantizar su salud.
“Existen dos casos,  donde el estado de salud de los adultos mayores es preocupante; también estamos viabilizando el tema de que sean tratados de manera diferente, porque no pueden estar íntegramente como privados de libertad”, explicó la delegada.
“Estas y otras acciones están siendo realizadas, aseguró. Los internos de la tercera edad del penal de Morros Blancos, habían reclamado la falta de prestaciones en salud por los seguros establecidos como los pagos a los que este sector es beneficiario.  (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.