SAB
SEP
22

Instalan detectores de metal en dos icónicas iglesias de Nueva York






26 marzo, 2018

Agencias

Dos iglesias que sobrevivieron al ataque terrorista del 11 de septiembre colocaron detectores de metal como los que se encuentran en los aeropuertos.

Se trata de Trinity Church y St. Paul’s Chapel, dos templos históricos que son concurridos por feligreses y turistas. El primero, por su cementerio en el que están enterradas algunas personalidades como Alexander Hamilton. El segundo por ser considero un monumento histórico y en donde oraba George Washington, el primer presidente del país.

Los detectores de metal estarán allí “hasta que este mundo se convierta en un lugar más seguro”, dijo el vicario de Trinity, el reverendo Phillip Jackson.

Funcionarios de la iglesia dijeron que la decisión de aumentar la seguridad no era una respuesta a ninguna amenaza específica, pero Jackson dijo que el ataque en el que un hombre usó un vehículo para matar a ocho personas en un carril para bicicletas cercano, era “una especie de llamada de atención”.

“Si bien nadie quiere tener que implementar tales medidas, es un reflejo de los tiempos en que vivimos y nuestro deseo de mantener a nuestra gente, feligreses y visitantes a salvo”, dijo Jackson.

La aparición de los puestos de control de seguridad en estas dos iglesias consideradas santuarios llama la atención de algunos visitantes.

“Pensé que era extraño”, dijo Rosie Meeks, de San Antonio, quien visitó St. Paul’s con su nieto de 9 años de edad.

Kijuanna Winn, de Atlanta, dijo que nunca antes había visto detectores de metales en una iglesia de los EEUU, aunque se estaba acostumbrando a verlos en otros lados.

“Creo que me he acostumbrado más a eso ahora en los viajes, con tantos ataques diferentes y violencia con armas”, dijo Winn. “No me molestó”.

Otros lugares de la ciudad con medidas de seguridad

Las dos iglesias históricas no son las únicas en el bajo Manhattan cuando se trata de medidas de seguridad.

Las personas que visitan la Estatua de la Libertad, el monumento conmemorativo del 11 de septiembre o la plataforma de observación en el One World Trade Center deben pasar por detectores de metales. La Bolsa de Nueva York cerró a los turistas por completo después del 11 de septiembre.

Sin embargo, los detectores de metal siguen siendo poco comunes en las iglesias de EEUU, incluso en Nueva York.

La Catedral de San Patricio, que recibe aproximadamente 5 millones de visitantes al año, no los tiene.

“Tenemos seguridad en la catedral, por supuesto, pero no tenemos detectores de metales en las puertas”, dijo Joseph Zwilling, portavoz de la Arquidiócesis Católica Romana de Nueva York.

Ron Aguiar, un asesor de seguridad de la iglesia con sede en Louisville, Kentucky, y autor de ‘Keeping Your Church Safe’ (Manteniendo tu iglesia a salvo), publicado en 2008, dijo que muchas iglesias de los EEUU tienen guardias armados, pero que no ha recomendado detectores de metales de paso directo.

“El consenso general es que aún no estamos en ese punto”, dijo.

Algunas sinagogas de Nueva York y otros lugares han instalado detectores de metales.

El rabino Philip Graubart, director del Instituto Avanzado de Estudios Judaicos de la Academia Judía de San Diego, dijo que la atmósfera de “fortaleza” “refuerza el miedo como una emoción diaria”.

Sobre los detectores de metal en Trinity y St. Paul, Graubart dijo que le parecían “una pena”.“Desafortunadamente es la locura del mundo en el que vivimos”, afirmó.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.