MIE
SEP
26

Alcaldías inician negociación para pagar deuda a Setar






22 marzo, 2018

ÁLVARO POSTIGO/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – marzo 22/2018) Las cuentas se siguen acumulando, por eso, los alcaldes iniciaron la negociación con Servicios Eléctricos de Tarija (Setar), para de una vez concluir con la gigantesca deuda que asciende a unos Bs 100 millones.
Sobre la histórica deuda de las alcaldías, el gerente administrativo de Setar, José Luis Patiño, informó que tres alcaldes decidieron iniciar el proceso de negociación.
Los alcaldes que determinaron iniciar el proceso de negociación son Roger Farfán Quiroga de Padcaya, Miguel Ávila Navajas de San Lorenzo y Álvaro Ruiz García de Uriondo.
Entre estos tres municipios, la deuda asciende a Bs 30 millones, aproximadamente.
Patiño indicó que, están tratando de iniciar la negociación también con el alcalde de Bermejo, Delfor Burgos Aguirre.
“Es el municipio donde más problemas se registran con relación a los cortes de energía, con relación a la zona alta, las deudas llegan a un millón de bolivianos por cada alcaldía”, reveló.
“Ha mejorado la situación a partir de la iniciativa del alcalde de Uriondo de sentarse a conciliar los Bs 7,8 millones que nos deben, señal similar ha dado el alcalde de San Lorenzo con los Bs 17 millones de deuda y el alcalde de Padcaya con los casi Bs 5 millones adeudados”, explicó.
La Alcaldía de Yacuiba debe más de Bs 60 millones. “Convocamos al alcalde a conciliar la deuda”, dijo en referencia al ejecutivo yacuibeño, Ramiro Vallejos Villalba.
El alcalde de Uriondo, Álvaro Ruiz, antes de viajar a La Haya, Holanda, dijo que existe la predisposición de los alcaldes de negociar la deuda con Setar, para evitar “problemas e intereses políticos”. (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los 783 estudiantes y plantel docente de la unidad educativa Esteban Migliacci, mediante la actividad del teatro están organizando un festival en el que revaloricen los valores de la familia.

RESTA

Cortes de energía eléctrica, inundaciones y semáforos quemados dejaron las primeras lluvias de la temporada, mostrando una ciudad que no está preparada para ninguna eventualidad climatológica, pese a las experiencias anteriores que debieron servir para tomar previsiones a las instituciones responsables.