LUN
NOV
12
LUN
NOV
12

Quién es el hombre clave del escándalo que sacude a Facebook






20 marzo, 2018

Agencias

Christopher Wylie es un ex empleado de Cambridge Analytica y la persona clave que dio la alerta sobre el uso de datos personales de usuarios de Facebook con fines políticos por parte de su empresa, información que en su momento cayó en manos de Steve Bannon, el jefe de la campaña de Donald Trump para las elecciones del 2016.

Wylie es un canadiense de 28 años que afirmó en la televisión de su país, CBC, que los métodos de Cambridge Analytica eran “problemáticos” porque se basaban en “datos privados que se adquirían sin consentimiento”.

Según asegura Christopher Wylie a “The Guardian”, él fue la persona que explicó en el 2014 a Steve Bannon cómo podían aplicar sus descubrimientos en gestión de datos para encauzar el voto o reforzar ciertos comportamientos.

Estas ideas habrían llamado la atención a Bannon, quien visualizó la posibilidad de idear una herramienta de guerra psicológica capaz de influenciar enormemente en las elecciones presidenciales del 2016.

Es así como bajo la dirección de Alexander Nix, crearon Cambridge Analytica, cuyo objetivo era acceder a la información de las personas para usar sus datos de manera ilegal e influenciar en sus votos.

Según expone el medio español “El diario”, el primer paso fue utilizar la aplicación thisismydigitallife. Facebook asegura que fue Aleksandr Kogan, un profesor de psicología ruso-estadounidense de la Universidad de Cambridge, quien accedió a los perfiles de millones de usuarios que descargaron esa aplicación y que ofrecía un servicio de predicción de la personalidad.

Con esta aplicación, recolectaron datos sobre sus ideas, aspiraciones, gustos y los de todos sus contactos para después volver a dirigirse a estos usuarios, pero con anuncios dirigidos a cambiar o apuntalar su opción política.

Con toda esta información se dieron cuenta de que podían “cambiar la mente de las personas, no a través de la persuasión, sino a través del dominio de la información”, explicó Christopher Wylie a “The Guardian”. “Rompimos Facebook”, agrega.

El último paso fue manipular a una enorme cantidad de usuarios a través de una mezcla de rumores, desinformación y noticias falsas para inclinar la balanza a favor de la campaña de Donald Trump durante las presidenciales del 2016.

“No paro de pensar en qué habría pasado si hubiera aceptado un trabajo en Deloitte. Ellos me ofrecieron uno. Si simplemente hubiera aceptado otro trabajo, Cambridge Analytica no existiría. No tienes ni idea lo mucho que pienso en esto”, dice el joven canadiense, quien se describe como el “gay canadiense vegano que terminó creando la herramienta de guerra psicológica del ex asesor y ex jefe de estrategia del presidente”.

Cambridge Analytica acumuló la información de 50 millones de perfiles de Facebook por encima de sus propias normas y sacando ventaja a la pasividad de la empresa a la hora de proteger los datos personales de sus usuarios.

Facebook podía ver lo que estaba sucediendo”, afirma Christopher Wylie. “Sus protocolos de seguridad se activaron porque las aplicaciones de Kogan estaban sacando esa enorme cantidad de datos, pero al parecer Kogan les dijo que eran para uso académico. Entonces ellos dijeron: bien”.

Tras las revelaciones, Facebook suspendió el acceso a sus servidores a CA, a su casa matriz SCL, así como a Aleksandr Kogan y a Christopher Wylie.

Facebook sostiene que las transmisiones de datos personales que se realizaron constituyen una “violación” de sus condiciones de utilización y prometió que tomará acciones en la justicia, “si es necesario”.

Un pasado tormentoso

Según “El Diario”, Christopher Wylie creció en la Columbia Británica, sufrió abusos cuando era un niño, no llegó a terminar el instituto y, durante su adolescencia, le diagnosticaron trastorno por déficit de atención y dislexia.

A los 17 años ya trabajaba para el líder político de la oposición canadiense. A los 19 aprendió a programar código de forma autodidacta y a los 20 llegó a Londres, para estudiar derecho en la London School of Economics.