DOM
NOV
18
DOM
NOV
18

Cosas que te ayudarán a superar una ruptura amorosa cuando sientes que no puedes






20 marzo, 2018

Cultura Colectiva

A veces el amor termina, a veces lo asesinan, a veces lo dejamos en la bañera desfalleciendo bajo el agua fría después de una pelea. En ocasiones, el amor simplemente toma sus maletas, deja las migajas del desayuno sobre la mesa con una nota que dice: lo siento, no pude amarte un día más. Y se va.

Entonces la dermis estorba, cala dolorosamente la existencia y vienen las preguntas, las excusas, los reproches; la memoria comienza a ser un narrador cruel que te cuenta la historia por la noche (hasta que te quedas dormido entre sollozos); el recuerdo de esa persona te asalta por la tarde, tu mano dibuja su rostro en el aire: el pecho duele, todo se ha derrumbado. El mañana que te espera se parece a hoy y al día anterior porque todo se congeló, todo se congeló pero en el momento que no debía, y no fue en el abrazo tirados en el sillón, fue en el vacío de la ausencia que llena todo.

Cuando nos enamoramos, nos encantaría poder quedarnos para siempre en un instante: en ese beso en la frente, en ese amanecer de manos entrelazadas; nos encantaría que el mundo se derrumbara afuera, mientras sabemos que nos encontramos allí, donde la gente y el smog no tocan la habitación en la que se encuentran dos corazones latiendo al unísono, respirando el mismo aire, viviendo de lo intangible… Pero el Universo está en constante movimiento y todo cambia. Todos cambiamos. Si tu historia terminó, Almadía te recomienda estos tres libros para superar una ruptura amorosa.

Perturbaciones atmosféricas de Rivka Galchen

Antes del rompimiento es usual el extrañamiento. ¿Qué pasó con quien tan bien me la pasaba?, ¿dónde está la persona de las primeras citas, de las primeras risas y las primeras caricias?, ¿qué cambió? Leo Liebenstein, protagonista de Perturbaciones atmosféricas, lleva estas dudas al extremo y se convence de que su esposa, Rema, ha sido secuestrada y una doble ocupa su lugar. Emprende entonces una búsqueda por encontrar a la Rema real. Tan descabellado planteamiento da oportunidad a la canadiense Rivka Galchen para llevarnos por un viaje alucinante e irreverente, con una ágil prosa como vehículo, pero que nos hace plantearnos preguntas sobre el desarrollo común de las relaciones que se dejan erosionar por las rutinas. Al final, a pesar de que la sospecha del protagonista responde a una condición psiquiátrica llamada síndrome de Capgras, las situaciones por las que pasa y las sospechas que tiene nos pueden recordar a esas últimos días de una relación que no tienen a dónde ir, pero también nos ayudan a reírnos un poco de ellos.

Conjunto vacío de Verónica Gerber Bicecci

Por lo general, lo que sigue a la ruptura es el silencio. Las emociones son tantas que la voz no funciona para contenerlas todas. Y entonces nos quedamos sin palabras. Y así es precisamente como Verónica Gerber Bicecci describe a su primera novela: “una novela que se queda sin palabras”. Pero Gerber, que es artista visual, recurre entonces a imágenes para contarnos la historia de Verónica, la protagonista de la novela. Un libro fascinante por su originalidad y por la sensibilidad con la que Gerber trabaja y describe los vacíos con los que lidiamos después de cada separación, ya sea romántica o filial. Con múltiples referentes y lenguajes (artes plásticas, teoría de conjuntos), esta novela nos ayuda a pensar en los silencios y vacíos que nos construyen y dan forma como individuos.

Llamadas de Ámsterdam, de Juan Villoro

Los enamorados prometen muchas cosas; a veces, incluso cosas que pueden cumplirse. El protagonista de esta novela se jura a sí mismo que va a marcharse lejos, a olvidarse de todo, a reescribir su vida. Seguro de sus planes, dice a todo el mundo que se marchará a Europa, pero en realidad empieza a llamar a la mujer que le rompió el corazón desde un teléfono público de la famosa calle Ámsterdam, en la colonia Condesa, cuya forma circular es una metáfora perfecta para los amores que no pueden olvidarse. Pero él asegura que sus llamadas son largas distancias en las que le cuenta a su expareja que es feliz, que su vida ha mejorado notablemente, que ya casi ni se acuerda de ella. Todo ocurre según el manual de las separaciones amorosas difíciles (¿cuál no lo es?), y pronto el protagonista debe afrontar la realidad: es infeliz, extraña a quien lo dejó de amar y su vida es peor que antes. Quizás al aceptar todo esto, el personaje finalmente pueda desprenderse del círculo vicioso en el se ha metido, y podrá vivir otra vida, o la misma pero con una nueva dirección, desde ahora.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Desde la Gobernación anunciaron que la uva tarijeña  será comercializada con todos los registros de higiene y certificaciones correspondientes en seis municipios del país.

RESTA

Que un solo menor esté en situación de calle demuestra el total fracaso de nuestras políticas de infancia.