VIE
NOV
16
VIE
NOV
16

La despolitización de la planta de tratamiento






19 marzo, 2018

Las observaciones políticas se interponen al punto de vista técnico

Jesús Vargas Villena/Bolinfo/Tarija

(elPeriódico-marzo 19/2018) El problema es real, las actuales lagunas de oxidación de San Luis están al borde del colapso, los malos olores que emanan son prueba fiel de aquello, especialmente cuando los ventarrones llevan esos fétidos aromas hasta la zona central de la ciudad.
Los habitantes de la zona de San Luis, quieren una solución inmediata, pero el tema empezó a politizarse de tal forma que los proyectos empezaron a tomar más color político que técnico.
Si es el proyecto de la planta de tratamiento de aguas residuales de San Luis, toma un tono azulado, pues representa al Movimiento Al Socialismo (MAS), siendo satanizado desde la vereda del frente.
Si es el proyecto de la planta de tratamiento de San Blas, este toma los colores de los partidarios del alcalde Rodrigo Paz Pereira y del gobernador Adrián Oliva Alcázar, quienes aseguraron que este proyecto será encarado “sí o sí”. Desde ambos bandos el discurso es el mismo, “es un pedido del pueblo”.
Lo cierto, es que la visión técnica no concuerda con ninguna de las dos partes, pues lo más correcto, no viene a ser ni San Luis, ni San Blas, cuyos proyectos le costarían millonadas al departamento, no solo hacerlos, sino en su mantenimiento.
“Lo mejor es aprovechar el curso natural del agua, sin necesidad de hacer el bombeo”, explica el ingeniero paceño, José Luis García Moscoso, quien llegó a Tarija, gracias a la iniciativa de un grupo particular de vecinos para hacer una inspección en la zona de San Luis.
García es ingeniero agrónomo ambiental, máster en ingeniería ambiental e hidrología en España y Estados Unidos.
El primer factor negativo para hacer las plantas de tratamiento de aguas residuales en San Luis o San Blas, es que proyectos de este tipo, deben estar alejados de los vecindarios, por los menos a unos 500 o mil metros.
Este no es el caso de San Luis ni de San Blas, zonas que están bastante habitadas. Estos proyectos serían emplazados a 100 metros de las viviendas.
“El problema no son los olores, porque si tienen las tecnologías que pensamos, no deben producir los mismos, el peligro está en los gases o químicos que se puedan utilizar”, explicó.
Si bien recordó que en otros países existen plantas de tratamiento que se encuentran a menos de 100 metros de las ciudades, estas cuentan con tecnologías de última mano, con presupuestos muy por encima de lo que pretenden utilizar en Tarija.

Otro de los problemas que se presenta con la planta de San Blas es la ubicación, pues los últimos estudios realizados por estudiantes de la Universidad Católica Boliviana (UCB), refieren que el proyecto sería emplazado en una zona de inundación, lo que demanda un gasto mayor.
En tanto, el Ministerio de Medio Ambiente dejó de utilizar el nombre de la zona, para esperar los resultados del estudio que determinen el mejor lugar para su emplazamiento.
Para los especialistas, a primera vista este tipo de proyectos deben ser ejecutados en lugares donde no deba utilizarse la técnica del bombeo, pues demanda más gasto, no solo en la construcción, también en la operación.
“Tarija está bendecida por su geografía”, refería anteriormente el director del Departamento de Ingenierías y Ciencias Exactas de la UCB-Tarija, Jaime Villena Morales, respecto a la construcción de una planta de tratamiento, al indicar que de construirse en un lugar ideal, no se necesitaría del bombeo, evitando cuantiosos gastos.
A simple vista, para los especialistas, el lugar ideal se encontraría en El Ancón, municipio de Uriondo, donde existe el visto bueno de la Alcaldía como de los mismos pobladores.
Sobre el particular, el concejal Alan Echart Sosa, uno de los principales impulsores del proyecto en San Blas, recordó que anteriormente, la ejecución de una planta en Ancón, era rechazada por los comunarios como por el Gobierno Municipal de Uriondo, previendo que el cambio de opinión, sea más con un fondo político para frenar la iniciativa de la Gobernación como de la Alcaldía.
Mientras los vecinos de San Luis, toman más conocimiento de la problemática, gracias a las explicaciones técnicas que reciben, desde las instituciones públicas: Asamblea, Gobernación y Alcaldía, se centran en proyectos en lugares predeterminados, pese a la inexistencia de estudio alguno. (eP).
Los datos
El estudio para la macroplanta de tratamiento de aguas residuales tendrá un costo de Bs 3 millones, cuya licitación será lanzada en abril, según confirmación del propio presidente, Evo Morales Ayma.
El proyecto de la planta de tratamiento de San Blas que pretenden emplazar la Gobernación y la Alcaldía llega a un costo aproximado de 14 millones de dólares.
elApunte
Ambos proyectos confirmados
Fue el mismo presidente, Evo Morales Ayma, quien confirmó la construcción de la macroplanta de tratamiento de aguas residuales de la ciudad de Tarija, cuyo lugar será determinado en base al estudio que sea realizado por la empresa que se adjudique el mismo.
Uno de los problemas en este proyecto es la falta de coordinación entre la Gobernación, la Alcaldía con el Gobierno Nacional, al haberse politizado el tema, teniendo a las instituciones citadas con posiciones bien encontradas.
En cuanto al segundo proyecto de la planta de tratamiento de San Blas, la Alcaldía como la Gobernación afirmaron la ejecución del mismo, pese a la oposición de los comunarios de la zona, aunque los vecinos del barrio dicen lo contrario, aprobando el mismo.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Al culminar ayer al mediodía en el hotel Los Parrales el I Foro Nacional de Marcas Territoriales y Marca País, los organizadores como participantes calificaron el evento como “positivo” para el enriquecimiento de estrategias de promoción del turismo, además de la producción local.

RESTA

La falta de mantenimiento de los parques en la ciudad de Tarija. La caída de una parte estructural de uno de los juegos fue con suerte, pues pudo haber dejado víctimas fatales, algo que la Alcaldía no tomó en cuenta. Una irresponsabilidad gigante.