DOM
MAY
27

​Estudiantes pasan clases en condiciones inadecuadas






13 marzo, 2018

La Alcaldía asegura que los padres de familia fueron quienes aceleraron el traslado cuando sabían que faltaba mobiliario 

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – marzo  13/2018) El año escolar 2018 inició hace un mes y medio; sin embargo, no todos los establecimientos educativos en Cercado cuentan con mobiliario que esté en adecuadas condiciones para ser utilizado, tal es el caso de la unidad educativa Humberto Portocarrero, que está ubicada en el barrio Oscar Zamora del Distrito 7, lugar donde los pupitres están “viejos” e incluso cumplieron su vida útil.

En este establecimiento educativo, los niños están pasando clases en condiciones no apropiadas, pero fuera de ello, la dirigencia del barrio tuvo que llevar mesas desde su sede y domicilios particulares para que los menores,  puedan tener un poco de comodidad.

Si bien la intención fue buena, estos muebles no son acordes a la edad de los estudiantes, quienes deben darse modos para encajar en las extensas mesas.


La incomodidad no es solo para los estudiantes, sino también para los profesores, quienes en una pequeña mesa de 40 centímetros deben acomodar sus libros, cuadernillos de asistencia y otros materiales para dictar la clase. 

Los profesores dan clases incómodos en pequeñas sillas de niños.

“Tenemos que sentarnos como podemos,  no tenemos más alternativas”. 

Esta sillita fue construida para los alumnos y  estamos doblados en dos prácticamente y así es complicado dictar clases”, dijo uno de los maestros que se encontraba en el establecimiento educativo.

El establecimiento no tiene las condiciones de seguridad que se requieren, como ser un muro de contención, quedando los menores expuestos a cualquier peligro.

El patio está a desnivel, ocasionando  que los menores cuando estén en horas de recreo y corriendo, caigan y se lastimen.  Los días que llueve,  se forman unas pequeñas lagunas en el lugar.


Dirigencia barrial

El presidente del barrio Oscar Zamora, Raúl Quispe, recordó que el secretario municipal de Desarrollo Humano, Germán Hoyos Delfín, se había comprometido a que todo el mobiliario estaría listo para el 2 de febrero, porque el Gobierno Nacional tenía la intención de inaugurar el establecimiento educativo.

Esta obra fue realizada por medio de  la Unidad de Proyectos Especiales (Upre), dependiente del Gobierno Nacional.

“Tenemos un documento firmado por el secretario, en el que dijo que todo el mobiliario estaría en nuestro colegio, pero no cumplieron, por lo que tuvimos que gestionar y ver la manera de conseguir pupitres”, criticó. 

El dirigente lamentó que la Alcaldía no los ayudó ni siquiera con el traslado del mobiliario. 

Acusó que la Alcaldía quería “dilatar” la entrega  de mobiliario para el colegio, porque no fueron cumplidos los procedimientos de licitación, sin tener más alternativa que “presionar”.

“Estas autoridades son mentirosas, nos dicen que no hay dinero ni para transporte, el traslado pagamos nosotros, nosotros estamos molestos, porque el alcalde estuvo aquí y vio las condiciones en las que estábamos, son buenos para sacar publicidad diciendo que ellos están haciendo el colegio cuando no es así”, acusó el dirigente.

El presidente de barrio lamentó que la contraparte que le correspondía a la Alcaldía fue incumplida, porque el muro perimetral no fue construido, las aceras están cubiertas con calaminas, dando una mala imagen a la infraestructura.

“El alcalde ni un peso ha invertido en este lugar, dejó de lado el cierre perimetral, las aceras, el tema del ornato, esto es 100%  de inversión del Gobierno Nacional”.

Proceso de aprendizaje alterado

El director del establecimiento Humberto Porto Carrero, Julio Javier Rivero, aseguró que gestionaron mobiliario de diferentes colegios, pese a ello, “aún falta”.

El educador admitió que el no darle la comodidad a los estudiantes,  altera el proceso de aprendizaje.

“Nos estamos dando mañas para que los estudiantes tengan donde sentarse, pero siempre es bueno que  sientan comodidad para colocar su material; por ahora, no está ocurriendo tal cosa”.

En el mencionado colegio pasan clases alrededor de 375  estudiantes, de ellos, el 80% son alumnos que viven en la zona.

“Tenemos proyectos a futuro, aunque para ello, tenemos que solucionar estas situaciones, antes de que se presenten problemas, porque no es posible que no tengamos las condiciones para un estudiante”, criticó. (eP).

La nota  

Alcaldía deslinda responsabilidad 

Sobre los reclamos, el secretario de Desarrollo Humano de la Alcaldía, Germán Hoyos Delfín, dijo que la responsabilidad recae en los padres de familia, porque ellos informaron que el colegio estaba listo, “cuando no era así”.

“En octubre del año pasado,  los vecinos y la junta escolar,  me dicen que ese colegio estaba listo, les respondí que no puedo licitar en noviembre por temas de tiempo, les dije quédense donde están hasta que les entregue el mobiliario, mientras tanto, yo me presté uno para que los alumnos tengan pupitres”, aseguró.

Prometió que en 15 días entregarán el mobiliario, y retirarán todos aquellos muebles que fueron otorgados en calidad de préstamo, para que sean sometidos a mantenimiento.

Los trabajos complementarios serán efectuados  en coordinación con la Secretaría de Obras Públicas, pero desconoce el tiempo que llevará la misma.

Apunte 

Equipamientos deben esperar

Existen seis establecimientos educativos que aún deben ser equipados, pero los mismos deberán esperar hasta después de la vacación invernal, al existir  trabajaos complementarios por culminar.

La unidad educativa Julio Calvo, que está ubicada en el barrio La Florida, también estaría pasando por la misma situación. La Junta Escolar busca un acercamiento con el alcalde para dar una solución y que los alumnos tengan la comodidad que se requiere.

Mientras  buscan el mobiliario,  los estudiantes se acomodan para que no les llegue el sol en el rostro, ante la falta de cortinas en el aula.

Los datos

La obra es una construcción a cargo de la Unidad de Proyectos Especiales, dependiente del Gobierno Nacional.

El proyecto físico fue concluido en  octubre pasado.