MIE
NOV
21
MIE
NOV
21

VIAJES PELIGROSOS 





12 marzo, 2018

La negligencia y la corrupción han sido constantes al hablar de los caminos del país y su construcción, con falencias inexplicables, aunque mirando más adentro se podría entender que a nadie le conviene una carretera bien hecha porque durara mucho tiempo y se reducirá la posibilidad de seguir “haciendo negocios”.Pero una cosa es la corrupción y deshonestidad de que lleva a sacarle tajada a todo emprendimiento en beneficio propio y otra que esas conductas irresponsables desemboquen en tragedias y muerte. Las observaciones en la construcción, y/o el mantenimiento, la señalización, etc. de nuestras rutas, han sido y son causas de accidentes que traen luto a las familias bolivianas. 

Esa falta de responsabilidad no solo se presenta en funcionarios públicos con tareas claramente definidas, también brilla en quienes conducimos vehículos en esas rutas y particularmente en los choferes de buses de transporte de pasajeros y en los propietarios de las empresas respectivas. Por un lado quienes están detrás del volante en muchos casos es gente que no tiene la formación suficiente para comprender que lo que lleva en el bus son personas, seres humanos, cuyas vidas están en sus manos. Demuestran desconocimiento o negligencia total sobre el respeto de las normas viales incluyendo las que limitan la velocidad de circulación y las que prohíben el consumo de bebidas alcohólicas y más aun, conducir en estado de ebriedadAdemás, la necesidad económica de ganar más dinero por compromisos personales y familiares hace que los choferes se saturen por la cantidad de horas y viajes continuos o seguidos que realizan. La fatiga es uno de los factores que desencadena accidentes y pocos conductores parecen tomarla en serio. Es preocupante verificar que algunos son capaces de conducir 12 o más horas seguidas, descansar otras pocas y retomar viaje hacia un nuevo destino, claro que mientras más viajes, mas ganancia…pero muchos más riesgos, no solo para quien conduce, sino para quienes viajan en ese autobús confiando en la pericia, responsabilidad y seriedad tanto del chofer como de la empresa.

Los empresarios del transporte han demostrado tener igual interés de lucro rápido sin que importen las consecuencias, pierden el control del personal que contratan, no saben quién va ni quien viene y durante cuanto tiempo alguien estuvo detrás de un volante y luego….la tragedia. Que se puede esperar si muchos buses son “armados” ,“made in Tarija” sin cumplir normas elementales de seguridad. El descuido en el mantenimiento técnico de sus unidades está incluido en las causas de accidentes, se piensa que una “flota” puede ir y venir sin que pase nada y sin que se someta periódicamente a una revisión para emprender el próximo viaje, de ahí que la dirección se rompe, fallan los frenos, la caja de cambios se traba, etc…explicaciones y explicaciones que a nadie le devuelven el padre, la madre, el hijo o la hija que acaba de fallecer. Con la mayor impunidad se destroza la vida de familias enteras sin que haya culpables, en el mejor de los casos quien paga la factura más alta es el chofer. Muchas veces con toda razón pero otras con ninguna.También juegan un rol importante instituciones que deberían encargarse de hacer cumplir las leyes, la policía, Transito, que deben supervisar cada día el estado de los buses, de los choferes y otros elementos para brindar seguridad y garantía al viajero. Las cuestionables inspecciones técnicas deben ser rigurosas y estrictas, las sanciones mas todavía.


SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Gobierno Municipal de Tarija firmó un convenio de cooperación con Word Wildlife Fund (WWF), para fortalecer la gestión ambiental en Tarija.

RESTA

18 estudiantes de la Facultad Técnica Policial denunciaron ser agredidos físicamente por uno de sus instructores.