SAB
ENE
19
SAB
ENE
19

Trabajadoras de Ecobol lloran, se resignan a cobrar sueldos






1 marzo, 2018

Agencias

“Ha sido una sorpresa como un balde agua, soy trabajadora con 27 años de servicios. Estamos pidiendo al gobierno que nos puedan pagar nuestros beneficios porque estamos en una lamentable situación”, declaró una empleada al encontrarse esta mañana con las puertas de la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol) precintada y con bajo fuerte custodia policial.

Dijo que se va agradecida a Dios porque trabajando en Ecobol tiene a sus hijos profesionales y ella está punto de encontrar su jubilación. “Decir gracias”, manifestó emocionada hasta las lágrimas al asegurar que  se acabó la incertumbre.

Otra de sus compañeras veía con resignación cómo las puertas de su exempresa estaba bajo fuerte custodia policial. Era la noticia que la mayoría esperaba porque muchos servidores no aguantaron la crisis económica y sabían que el cierre también traía el pago de los sueldos devengados y sus beneficios sociales juntos.

Sin embargo lamentaron que no hayan cumplido la edad para jubilarse e hicieron votos para que algunos de sus compañeros puedan encontrar un espacio en la Agencia de Correos de Bolivia.

“La indignación a veces es que no nos hayan comunicado, no nos dijeron nada. Por ejemplo no tengo mi esposo con cáncer, no han pagado a la Caja, a las AFPs y esa es mi preocupación. Para la atención médica que tiene que recibir, me presto dinero y ahora con esta situación que dicen que tenemos a ir por nuestros beneficios, será lento pero está bien”, manifestó otra empleada.

Pidieron a las autoridades analizar caso por caso porque hay empleados a quienes les faltan 2 o 3 años para jubilarse y sería bueno que tengan una oportunidad para encontrar la jubilación.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Un primer acercamiento se dio entre la Gobernación con el Ministerio de Salud para la implementación del SUS con la buena nueva de que el Susat se mantendrá con vida, e incluso hay promesas de que sea fortificado.

RESTA

La ciudad de Tarija no está preparada para afrontar una simple lluvia. Las calles con solo minutos quedan inundadas con malos sistemas de desagües y el servicio de energía eléctrica que se corta con los primeros vientos.