JUE
SEP
20

LA SEGURIDAD EN ENTREDICHO CUANDO TOMAMOS UN TAXI





24 febrero, 2018


El proyecto de Taxi Seguro que se presentó hace algunos años quedó en el olvido, nadie se toma el tiempo para reflotarlo, tenía que ser mejorado pero ya era un punto de partida importante. Para variar, el escollo mayor que tuvo fue justamente el de quienes debían ser regulados, los taxistas, que más se opusieron que plantear propuestas. Desde el hecho de tener que pintar los vehículos para identificarlos como en cualquier ciudad organizada del mundo, hasta los requisitos a cumplir de parte del conductor.

Con la aparición de los Radio Taxis de alguna manera se tuvo cierta confianza al tomar este servicio pues se sabía cual era el auto, la placa, quien lo manejaba y por lo menos había alguien con nombre y apellido si es que pasaba algo reñido con la ley. Lo malo es que comenzaron a aparecer falsos radio taxis que fueron usados justamente para delinquir, incluso los legales a veces también porque el cambio permanente de choferes hacia imposible el control efectivo.

Con la tecnología aparecieron empresas que se presentaron a través de aplicaciones ( App) exclusivas  que permiten llamar un móvil y saber su ubicación, tarifa según el destino y otros datos, tampoco se libraron de la comisión de abusos de todo tipo. Últimamente aparecieron también quienes utilizan Apps como Whatsapp, que permite agrupar abiertamente a quienes precisan el servicio de un taxi, lo negativo es que esta modalidad no está regulada por nadie, ni el municipio y no existen garantías de seguridad porque es muy difícil ubicar a quienes figuran en el grupo considerando que el cambio de números de célulares, hoy es lo más fácil que hay.

Es deber y obligación especialmente de los concejales municipales, poner los ojos sobre estas realidades que son parte de nuestra vivencia, debe existir un mecanismo que permita regular y controlar no sólo la calidad del servicio sino sobretodo la seguridad de los usuarios, eso es lo que no sucede ni de una u otra forma. No debemos esperar a que le suceda algo muy malo a quien utiliza este servicio para reaccionar y querer hacer lo que estamos recomendando.