LUN
NOV
19
LUN
NOV
19

​La Libertadores tendrá final única






24 febrero, 2018

AGENCIAS

Fútbol, pasión, fiesta y turismo. Así será la final de la Copa Libertadores desde 2019, según el comunicado de prensa de la Conmebol tras la reunión de su consejo, que se llevó a cabo este viernes en Uruguay. Los miembros de las diez asociaciones aprobaron de forma unánime la determinación. Se tiene previsto que cada finalista reciba 2 millones de dólares, más el 25% de lo recaudado en el último partido.

El compromiso, que promete un gran atractivo, se transmitirá en un horario estelar desde el terreno de juego elegido para este compromiso, se conoce extraoficialmente que la primera sede puede ser Lima. “Más que un partido, este será un gran evento deportivo, cultural y turístico que traerá grandes beneficios para el fútbol sudamericano, sus clubes y sus aficionados”, expresó el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Alejandro Domínguez.

Antes de asumir esta posición se recurrió a analistas especializados en eventos deportivos. “Entre las variables analizadas se destacan la justicia deportiva, la calidad de la competencia, la emoción del espectáculo, la organización y seguridad del evento”, dice parte del comunicado de prensa de la institución deportiva. Incluso resalta que será importante para que los clubes tengan mejores ingresos e infraestructura del continente. 

Desde ahora la Conmebol trabaja con las empresas IMG & Perform para definir criterios para el proceso de selección de la ciudad sede,  así como en la definición de los parámetros relacionados con la organización, logística, seguridad, tecnología, transmisión audiovisual y comercialización de este gran evento. Lima puede ser la ciudad que albergue la primera cita en este nuevo formato para elegir al mejor.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La oficina del Defensor del Pueblo, la Armada Boliviana y otras instituciones de Bermejo se sumaron este fin de semana a la campaña nacional contra la trata y tráfico de personas.

RESTA

Es lamentable que el olvido y la dejadez hayan llegado al bosquecillo de Juan XXIII, al ser un espacio pintoresco en otros tiempos que  luce hoy desdibujado en relación a la imagen que tenemos grabada en la retina.