SAB
FEB
16
SAB
FEB
16

​Asamblea no intercederá por débitos a favor de Setar






23 febrero, 2018

LORENA PÉREZ/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico, febrero 23/2018) Tras el anuncio de una nueva multa y una posible intervención, el gerente de Servicios Eléctricos de Tarija (Setar), Alfredo Becerra Cerpa, propuso a la Asamblea  Departamental realizar los débitos a los municipios por el pago de servicios; la asambleísta, Amanda Calisaya Flores, respondió que este accionar  no es tuición del legislativo.

La presidente de la Comisión de Energía e Hidrocarburos de la Asamblea, Amanda Calisaya Flores, aseguró que las multas de Setar, se deben a las contravenciones que hace esta empresa a la normativa vigente de la Ley de Electricidad.

“Las multas deben ser por devolver artefactos que fueron malogrados por el tema de cortes de luz, en tanto, lo que se debe hacer con las alcaldías, es una conciliación de cuentas, nosotros no podemos hacer este débito, porque no es tuición de la Asamblea”, explicó Calisaya. 

Becerra, propuso a la Asamblea, un proyecto de ley para debitar a los gobiernos municipales, de forma que sea efectivo  el pago del servicio de energía, sin descartar asumir acciones legales en contra de los alcaldes.

“Son millones que no nos pagan los municipios, necesitamos ese dinero para invertirlo como empresa para mejorar el servicio”, argumentó Becerra.

Por su parte, el secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta Méndez, explicó que Setar es una empresa con “muchos problemas”; sin embargo, los últimos meses hizo acciones con resultados “positivos”.

“Quiero pedir a los asambleístas  ayudar a recuperar la cartera en mora que tiene la Gobernación con los municipios, la que supera los Bs 200 millones, ninguno de los asambleístas pide a los alcaldes que paguen su deuda”, explicó Peralta. (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

En Bermejo se comenzaron a realizar tareas de limpieza y fumigación para combatir el dengue, enfermedad que ya suma más de 130 casos.

RESTA

Que se destruyan 17 toneladas de comestibles y otros productos decomisados por la Aduana, mientras existen centros de acogida en los que escasean los alimentos.