SAB
SEP
22

¿MARIO COSSIO MIRA DE REOJO LA PRESIDENCIA?





21 febrero, 2018


Reaparece Mario Cossío, el ex gobernador del departamento de Tarija, que buscó refugio político en el Paraguay luego de que la Asamblea Departamental lo suspendiera por un supuesto caso de corrupción y basándose en normas que hoy ya no están vigentes.

La ex autoridad tuvo un contacto telefónico directo con El Noticiero de Canal 15, en el que fue muy duro con el gobierno del presidente Evo Morales, afirmando ser un perseguido político y sosteniendo que la justicia es usada como un instrumento de amedrentamiento y persecución. Su aparición sirvió para hablar del 21 de febrero y de las protestas convocadas en una jornada de paro nacional en rechazo a la decisión del Tribunal Constitucional de permitir una nueva postulación electoral a varias autoridades, entre ellas, Evo Morales.

No se puede desconocer la proyección de Mario Cossío en aquellos años, claramente se identificó como el líder de la oposición a Evo Morales cuando su gobierno daba los primeros pasos, encabezaba un grupo de “molestos” prefectos (primero) que habían sido elegidos de manera inédita por el pueblo, lo que les daba la legitimidad de la que carecían hasta entonces. Su elección como el primer gobernador de Tarija le dio un impulso importante en un escenario escabroso en el que la popularidad de Evo era arrasadora y aumentando en la mayoría del territorio nacional, tal vez hubo un error de cálculo, tal vez no, muchos dicen que no era la ocasión propicia para pretender enfrentarlo ya que el presidente pasaba por su mejor momento político.

Pero lo más llamativo de la intervención televisiva de Cossío, se refiere a su intención de volver a Bolivia y coadyuvar en la tarea de librar al país de lo que es, según llamó, “una dictadura”, en ningún momento el ex gobernador negó el supuesto interés por la presidencia del país, aunque remarcó que ahora los intereses personales deben quedar de lado. No se animó a decir qué cargo pretendería, incluso dijo que de repente podía no ocupar ninguno porque igual se puede ser útil desde un espacio no público. No hay duda que Mario Cossío quiere volver y lo que menos se siente es un político jubilado o al que lo jubilaron.