LUN
NOV
12
LUN
NOV
12

​Inicia juicio oral contra familia del exgobernador Mario Cossío 






20 febrero, 2018

El exgobernador tiene asilo en Paraguay al ser considerado por la Comisión Nacional de Refugiados de ese país, como un perseguido político  

LAURA VIDAURRE/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico- febrero 20/2018) Con pocos oyentes en la sala del Tribunal de Sentencia Primero,  inició ayer el juicio oral contra el exgobernador, Mario Cossío Cortez y sus familiares  por los supuestos delitos de enriquecimiento y favorecimiento ilícito.

La Justica declaró rebelde al político por no asistir a las audiencias, encontrándose este exiliado en el Paraguay,  al igual que sus familiares, es así que la Dirección de Defensa Publica asumió su caso, con el abogado de oficio Ubaldo User. 

“Hemos pretendido suspender el juicio, no estábamos preparados,  no tenemos suficientes documentos; sin embargo,  el Tribunal nos ha negado nuestra solicitud”, lamentó el defensor.

Los acusados 

Los acusados en este caso son: Mario Cossío Cortez, Gloria Daysi Cortez Maire viuda de Cossío, Fabiana Anette Cossío de Calabi, Silvana Cossío Torri y Gino Iván Calabi Cabrera.

Por su parte, el fiscal departamental, Carlos Oblitas Álvarez, indicó que tras una serie de suspensiones, pudieron dar inicio al juicio en contra de  la familia Cossío.

“Esperemos que en los próximos días concluya  con una sentencia condenatoria, tal cual está pidiendo el Ministerio Público”, dijo.

Antecedentes 

La denuncia fue interpuesta en el año 2012  por el Viceministerio de Lucha contra la Corrupción.

La denuncia señala que los bienes de la exautoridad no son proporcionales a sus ingresos económicos. De acuerdo con el detalle de la querella, el exgobernador tendría 24 bienes inmuebles y 5 vehículos, y solo una de sus casas estaría valuada en más de Bs 4 millones.

También  acusan de enriquecimiento ilícito a sus familiares, quienes tuviesen registrados bienes inmuebles en diferentes instituciones, según la querella. (eP). 

El apunte: 

Exilado en el Paraguay

Mario Cossío Cortez se encuentra refugiado en Paraguay, después de que el 15 de diciembre del año 2010,  la Asamblea Departamental  lo suspendiera del cargo a petición del fiscal Gilbert Muñoz Ortiz, quien lo acusó de corrupción en la compra de asfalto. 

El 24 de diciembre de ese año presentó su pedido de refugio en Asunción. 

Desde ahí, Cossío denunció una persecución política del Gobierno del presidente, Evo Morales Ayma.