SAB
NOV
17
SAB
NOV
17

Santa Zapata: Evo, del “padre devoto” al “hombre engañado”






18 febrero, 2018

Agencias

“Toda  actuación del Gobierno estaba destinada sólo a evitar el deterioro de la imagen de Evo Morales”. La expresión es de Carlos Valverde, quien acaba de publicar Santa Zapata, el zapatazo que hirió al poder (El País), que trata sobre el caso que denunció en  2016.

Aquella jornada -recuerda en el libro- dio a conocer el caso después de 10 meses de investigación. “La denuncia se hizo el 3 de febrero del año 2016, mostrando únicamente el Certificado de Nacimiento…”, evoca.

En el libro, sobre la base de publicaciones periodísticas, declaraciones  y  documentos, Valverde  -entre otras cosas- hace un recuento del polémico caso Zapata. En las páginas, el autor también traza un retrato de ella, a quien se llega a referir como la “protegida del poder”. Además, en clave testimonial, relata pormenores del proceso de la investigación.

La detención de Zapata 

Valverde marca un momento clave: la detención de Zapata  el 26 de febrero del 2016. Explica que ahí entró en escena una “tía” de Zapata. La “allegada” (Pilar Guzmán)  afirmó  que el supuesto hijo   no había fallecido -como declaró el Presidente  el 5 de febrero de ese año-, sino que estaba vivo.

“Está claro que entre tanta contradicción, Morales y sus asesores no sabían cómo actuar. Necesitaban generar una historia creíble: el Presidente debía ser visto por la población como un padre devoto y cumplidor y tras de aquella idea fueron”, indica el autor.

En esa línea, Valverde cita la entrevista que concedió el vicepresidente Álvaro García Linera al programa No Mentirás, el 2 de marzo de 2016: “De la relación del presidente Evo con la señora (Zapata) nace un hijo. Evo lo reconoce, el niño bebé se enferma, coinciden madre y padre de ayudar económicamente para que tenga un tratamiento médico fuera del país; regresa  e informa a Evo que no se puede curar. Evo insiste en ver al bebé enfermo…”.

En el libro también se cita otra entrevista, a la entonces ministra de Comunicación Marianela Paco en la Red Uno: “Nuestro presidente le tuvo fe a la señora, le creyó, luego (ella) le dijo que ya nació, que el bebé nació enfermito, que cada vez se enfermaba, cuando el Presidente le dijo ‘quiero verlo, qué siempre tiene’, entonces le dijo que estaba muerto”.

El “giro” de la historia 

No obstante, Valverde dice que “algo pasó” en el Gobierno  que dio “un giro al libreto gubernamental: la idea volvió a centrarse en sembrar confusión  con la ‘mentira de Valverde’”.

El autor cita en esa línea: 1) la información   que dio la Fiscalía, el 16 de marzo, de que Zapata presentó ante la Oficial de Registro Civil un certificado emitido por el Hospital de la Mujer que corresponde a un niño nacido un año antes; y 2) las declaraciones de que  “hubo una mentira colectiva de la derecha para atacar a Evo Morales”.

“Queda claro que eso de cambiar versiones para inventar o contar ‘otra verdad’ no era un problema; se hacía y decía lo que hubiera que hacerse y decirse; todo en la perspectiva de borrar rápidamente el cuento del padre devoto y pasarlo al ‘hombre engañado’”, se lee en Santa Zapata.

¿Una posverdad?

Valverde sostiene que los  libros  que publicaron dos entonces ministros sobre el caso Zapata, el documental denominado El cártel de la mentira, además de declaraciones de funcionarios y militantes masistas “son parte de la posverdad del caso Zapata”.

“He venido planteando que  en Bolivia  el poder usa la mentira ya no para ‘tapar’ desaciertos, hechos de corrupción o denuncias contra el Presidente fundamentalmente, sino que lo hace para ‘inventar una realidad paralela’, desestimando las evidencias y los hechos de manera cínica e indecente”, escribe Valverde.

“Nunca nació” 

Valverde indica que “todo resultó” cómo lo denunció desde el 3 de febrero de 2016. “Denuncié la relación Morales-Zapata y la hubo. Respaldé con el Certificado de Nacimiento y el presidente Morales admitió tal hecho; habló del hijo nacido, avisó  su muerte y luego  pidió hacerse cargo de él. Aseguré que Zapata trabajaba para empresas contratistas  del  Estado y se confirmó”, escribe el autor, quien también asegura que finalmente  sostuvo que “el hijo nunca nació”, algo que “más tarde, el propio Morales dijo haberlo comprobado y Gabriela Zapata lo confirmó”.

Valverde relata que fue cuestionado porque se atrevió a decir que “el niño no había nacido”;  dice que lo hizo por ética y responsabilidad. Cuenta, además, que  tras  una declaración sintomática de Zapata (el anuncio de una demanda de  negación de paternidad contra el presidente Morales) se puso a indagar sobre esa  hipótesis, que al final resultó cierta: el niño no nació.

“Hice lo correcto y no me desdije ni retracté absolutamente en nada, porque los papeles que confirman la denuncia periodística existen, están, los documentos. El nacimiento legal del niño fue constatado…”, escribe.

En el libro,  Valverde también relata entretelones de cómo   llegó el tema a sus manos. Comenta que el 8 de abril de 2015 una persona le dijo: “Averiguá por este nombre…”.  Acto seguido,  anotó  “Gabriela Zapata” y se puso a indagar. Diez meses después del dato disparador, el 3 de febrero de 2016  lanzó  la denuncia de supuesto tráfico de influencias.

Más allá de todo, Valverde sostiene  que “sin la firma del Presidente esto no hubiera ocurrido”.

  •  Título  El nombre del reciente libro de  Carlos Valverde es  Santa Zapata, el zapatazo que hirió al poder.
  •  Editorial   El libro se publicó en la editorial El País. Tiene 351 páginas.
  • El autor   Carlos Valverde  nació en marzo de 1957. Es Premio Nacional Libertad de Expresión 2016, otorgado por la Asociación de Periodistas de Santa Cruz.
  •   Libros      Valverde publicó ¿Qué pasó presidente?, Maten a Rozsa, Coca, Territorio, Poder y Cocaína, entre otras publicaciones.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Desde la Gobernación anunciaron que la uva tarijeña  será comercializada con todos los registros de higiene y certificaciones correspondientes en seis municipios del país.

RESTA

Que un solo menor esté en situación de calle demuestra el total fracaso de nuestras políticas de infancia.