MIE
SEP
26

Transporte se declara en emergencia por cierre del Programa GNV






17 febrero, 2018

ÁLVARO POSTIGO/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico – febrero 17/2018) Tras la confirmación de la ejecución de los débitos automáticos por parte de Gobierno Nacional a la Gobernación de Tarija, el secretario de Gestión Institucional, Rubén Ardaya Salinas, aseguró que  los Bs 18 millones debitados eran parte del programa de conversión de gas natural vehicular, provocando  la molestia de la Federación del Autotransporte 15 de Abril.

El ejecutivo de los transportistas, Damián Castillo Villarrubia, responsabilizó a la  Gobernación, por esta situación, anunciando asumir medidas de presión si confirman el cierre del citado programa.
Castillo confirmó que el lunes 19 será realizado un ampliado departamental, donde decidirán qué acciones asumir para garantizar la continuidad del programa.
Según la dirigencia del transporte sindicalizado, la Gobernación debía haber creado una cuenta especial, donde tuvo que depositar los Bs 8 millones recuperados mediante el fondo rotatorio.
Sobre esta situación, el secretario de Economía y Finanzas de la Gobernación, Manuel Figueroa de los Ríos, indicó que la Gobernación depositó dichos recursos en la única cuenta que manejan y que aún deben analizar qué programas serán afectados.
Para Figueroa, no está asegurado el cierre del mencionado programa, que actualmente se encuentra paralizado.
El programa citado está dedicado a la conversión gratuita de vehículos del transporte público a GNV, siendo creado un fondo rotatorio para recuperar los recursos invertidos. El dinero para dicho fondo sale de una cuota que paga el beneficiario al momento de cargar combustible en los diferentes surtidores. (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los 783 estudiantes y plantel docente de la unidad educativa Esteban Migliacci, mediante la actividad del teatro están organizando un festival en el que revaloricen los valores de la familia.

RESTA

Cortes de energía eléctrica, inundaciones y semáforos quemados dejaron las primeras lluvias de la temporada, mostrando una ciudad que no está preparada para ninguna eventualidad climatológica, pese a las experiencias anteriores que debieron servir para tomar previsiones a las instituciones responsables.