DOM
NOV
18
DOM
NOV
18

Cuestionan incremento en costo de proyecto de mitigación de olores en Tarija






16 febrero, 2018

 

ABI

 

El asambleísta departamental del Movimiento Al Socialismo (MAS), Erwin Mansilla, cuestionó el viernes que la Gobernación de Tarija haya incrementado en 3 millones de bolivianos el proyecto de mitigación de olores para el barrio San Luis, de la ciudad capital de ese departamento.

 

“En la anterior gestión (del gobernador) Lino Condori se tuvo un presupuesto de 22 millones de bolivianos, en la actualidad nos presentan un presupuesto de 25 millones de bolivianos, entonces nos aumentan más de 3 millones en este proyecto que propone la Gobernación de Adrián Oliva”, dijo a los periodistas.

 

Explicó que acordaron, con la Gobernación, convocar a una reunión interinstitucional y con la participación de especialistas para debatir la parte económica y técnica de ese proyecto.

 

“Hay muchas interrogantes, cuál ha sido el motivo que ha subido en 3 millones el proyecto, porque en el departamento las empresas están bajando sus costos por la falta de trabajo, no hay subida en los materiales, en base a eso se debería mantener los precios, es una de las dudas”, agregó.

 

Mansilla afirmó que desde la Gobernación le informaron que el año pasado dos licitaciones de ese proyecto se declararon desiertas, porque no hubo empresas interesadas en hacerse cargo de la obra de manera integral.

 

“Ahora proponen para una nueva licitación que las empresas proponentes puedan asociarse y de manera integrar asumir la obra. Son obras de ingeniería civil, membranas para encapsular los olores del barrio San Luis y poder quemarlos”, explicó.

 

En el barrio San Luis se encuentran las lagunas de oxidación, donde desembocan todas las aguas servidas de la ciudad de Tarija.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La oficina del Defensor del Pueblo, la Armada Boliviana y otras instituciones de Bermejo se sumaron este fin de semana a la campaña nacional contra la trata y tráfico de personas.

RESTA

Es lamentable que el olvido y la dejadez hayan llegado al bosquecillo de Juan XXIII, al ser un espacio pintoresco en otros tiempos que  luce hoy desdibujado en relación a la imagen que tenemos grabada en la retina.