LUN
SEP
24

​1978: Argentina en la gloria, al fin campeón mundial






10 febrero, 2018

La Albiceleste ganó el Mundial que organizó después de disputar siete partidos, de los cuales ganó cinco, empató uno y perdió uno
ANDRÉS TÓRREZ TÓRREZ 

La hora de Argentina llegó en 1978. Organizar una Copa del Mundo era un viejo sueño frustrado por Chile en 1962 y México en 1970. Y ganarla una necesidad nacida en la obligación de demostrar en los hechos la superioridad que muchos le atribuyen a su fútbol. Hasta entonces la de “campeones mundiales morales” era una frase gastada. Nunca había conseguido triunfar en torneos internacionales, salvo en los campeonatos sudamericanos y en la Copa de las Naciones que organizó Brasil en 1964, con la participación además de Inglaterra y Portugal.

Una ocasión tan propicia felizmente no fue desaprovechada. Y en una tarde fría y nublada, el 25 de junio de 1978, el tablero del Estadio de River encendió sus luces para fijar una frase que sembró la alegría en ese país: “ARGENTINA, CAMPEÓN DEL MUNDO”.

El Mundial se empezó a ganar en los primeros meses de 1976, cuando el seleccionador César Luis Menotti consiguió arrancarles a los dirigentes de la AFA, el reglamento de las selecciones Nacionales que priorizó, por primera vez en la historia, las necesidades del “equipo de todos”, por sobre las particularidades de los clubes. A partir de ese momento, la coherencia, el orden y la seriedad en el manejo de todo lo relacionado con la selección, hicieron posible el éxito de 1978.

Dos sorpresas mayúsculas se produjeron en los partidos clasificatorios: Italia dejó afuera a Inglaterra por diferencia de goles y Bolivia a Uruguay, aunque a los bolivianos  nos les alcanzó porque Hungría los eliminó en el repechaje. La Copa del 78 fue la última con 16 equipos divididos en 4 zonas de 4. A la Argentina le correspondió el 1 que se completó con Hungría, Italia y Francia, quedando segunda y debiendo jugar los partidos de la segunda fase en la ciudad de Rosario.

Para la Argentina el camino a transitar no estaba sembrado de flores, se le ganó bien a Polonia y en el partido siguiente, el fantasma de Brasil les borró la sonrisa, este resultado hizo que Argentina llegará al último partido de la segunda fase con Perú, apremiado por la diferencia de goles que los brasileños tenían a su favor. Hacía falta un milagro y el milagro se hizo al ganar por 6 a 0, desatando luego una serie de interrogantes, debido a que el arquero de Perú fue el argentino Ramón Quiroga.

Y llegó el gran día, el de la final.  El mundo del fútbol esperaba el nuevo campeón. Holanda puso en el campo a 8 de los 11 futbolistas que, en Munich, habían perdido el título ante Alemania, 4 años antes. En Argentina perduraban 3 hombres del Mundial anterior Fillol, Kempez y Housemann. El Monumental estaba a full.

Como todo partido decisivo, aquel del 78 tuvo tensión, lucha, golpes, emoción, sustos decepciones, esperanzas y, al final una alegría que desbordó el estadio, Argentina había ganado  el primer tiempo 1 a 0, pero Erns Happel, el técnico que dirigía a Holanda, acertó con un cambio, hizo entrar al lungo Naninga, que de cabeza consiguió el empate cuando solo faltaban 8 minutos, luego Rensembrik, les cortó la respiración a los argentinos al estrellar un remate en el poste, cuando faltaba menos de medio minuto para el final.

El suplementario no fue partido, Argentina aplastó a Holanda, Kempez y Bertoni se encargaron de reflejar esa superioridad en el marcador. El 3 a 1 fue terminante. Y la fiesta estaba completa. El equipo de fútbol se abrasó al pueblo y la Argentina, entonces y para siempre fue un auténtico y real campeón.

Mario Kempez fue la figura excluyente de ese Mundial y otros argentinos también alcanzaron su consagración internacional, Ubaldo Matildo Fillol, tuvo grandes partidos, Daniel Passarella, capitán y caudillo en la defensa, capaz de impulsar al equipo, desde el fondo, Leopoldo Jacinto Luque y Ricardo Daniel Bertoni, acompañaron a Kempez en el ataque, además el “matador” se consagró como máximo artillero de este mundial, que los argentinos que lo vivieron difícilmente lo van a poder olvidar.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.