LUN
OCT
15

Un héroe en Tucumán: la corriente arrastraba a 4 chicos y los rescató






3 febrero, 2018

Agencias

“Mientras bajaba sentí mucho miedo porque el río venía muy fuerte. Hasta que vi a ese ’angelito’ sufriendo. Allí se me fue el miedo y sentí que iba a estar todo bien. Así comencé a sacar a los chicos”. De este modo se expresó Miguel Giménez (32), el changarín que con su actitud heroica salvó a una familia que estaba siendo arrastrada por la correntada en el río Colorado, en el límite entre los departamentos de Lules y Famaillá, a unos 40 kilómetros de la capital de Tucumán. El hecho se hizo viral por los video subidos a las redes sociales donde se ve a Miguel apenas atado por una soga a su cintura, peleándole a la corriente mientras lleva en sus brazos a los pequeños.

La historia comienza en la tarde del pasado 31 de enero. Una familia había ido a pescar. Habían viajado desde Lules, donde vivían en un transporte público. María López, una de las rescatadas, recordó que “todo estaba bien, hasta que comenzó a crecer el río a gran velocidad y mo pudimos hacer nada más”.

Había gente sobre el puente que llamó al 911 para pedir ayuda. En ese momento pasaba Giménez, que iba en un auto al centro de Famaillá a comprarle el cotillón para el cumpleaños de su hijo Tadeo, cuando ve a una mujer que gritaba: “¡Mi tío! ¡Mi hermana! ¡Mi esposo! ¡Los chicos están allá!”.

Giménez recuerda: “El río venía arrastrando troncos. Había personas grandes y vi a los chiquitos, dos nenitos y dos bebitos. El tronco se atascó en la estructura del puente y había que hacer algo rápido”. La tensión creció y el hombre tomó la decisión. “Busquen sogas, atenmela a la cintura. ¡Yo me tiro!. La corriente era muy fuerte. No sabía que eran tan chiquitos. Los vi y pensé en mis hijos. Me bajaron y comencé a levantarlos. Los dos primeros eran pesaditos. Me estaba quedando sin fuerza. La soga me apretaba. Sentí miedo que la soga se rompiera y el agua nos llevaría. Pensé en mis hijos, me dio coraje y sentí el tirón que nos sacó”.