VIE
AGO
17

La “anti Barbie” que es furor en Instagram






3 febrero, 2018

Agencias

Hace años que la muñeca Barbie es cuestionada por la imagen que transmite a los más chicos y el mensaje que les impone. Ahora se sumó una crítica más visible: se llama Trophy Wife Barbie (La Barbie mujer trofeo) y es una creación de una artista conceptual que en Instagram muestra a la clásica mujer de plástico en situaciones más parecidas a las de una mujer real.

Falla, se equivoca, se emborracha, tiene resaca, tiene celulitis… En cada foto o video que Annelies Hofmeyr, la creadora de este proyecto, sube a su cuenta de la red social de fotos (@trophywifebarbie) se burla con ironía y mucho talento de todas esas cosas que la muñeca nunca mostró.

“El principal objetivo de este proyecto es resaltar las limitaciones de las etiquetas y poder explorar la identidad femenina moderna”, explicó la artista nacida en Sudáfrica y radicada en Canadá. Suele mostrar a la muñeca con cuernos como una “representación física de la etiqueta impuesta que la muestra como un trofeo de caza, algo que puede tener dueño”.

En una entrevista con la revista Forbes, la artista contó que todavía no tuvo contacto con la empresa que produce a la muñeca de plástico pero que está dispuesta a charlar con ellos. “Sería una conversación muy interesante. Me encantaría escuchar qué es lo que ellos piensan de mi interpretación de su producto”, sentenció Hofmeyr.

Hace algunos años hubo una creación similar que llevó adelante Nickolay Lamm, un fabricante estadounidense de juguetes que construyó a Lammily, una muñeca al estilo Barbie pero con la misma mirada crítica de Trophy Wife Barbie.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Dos parlamentarias realizaron las gestiones correspondientes para que la Organización Panamericana de la Salud (OPS), realice un estudio en el departamento sobre las causas que provocan los diferentes tipos de cáncer en la población, con la finalidad de seguir incidiendo en acciones de prevención efectivas.

RESTA

El estancamiento de la canasta alimentaria, primero por una pugna política y ahora por problemas administrativos, sin importar que las principales afectadas son personas adultas mayores.