MIE
DIC
12
MIE
DIC
12

Ejerciendo autonomía sin complejos





3 febrero, 2018

Consideraciones respecto al Estatuto Autonómico Departamental de Santa Cruz.
Por: F. Esteban Ortuño Cassón
* Master en Derecho Autonómico y Desarrollo Local.
* PhD en Derecho Autonómico.
Conquistar derechos sociales nunca ha sido fácil, de ahí que la puesta en vigencia del Estatuto
Autonómico Departamental de Santa Cruz no fue la excepción, más aun cuando el anhelo
autonómico cruceño, se vio enfrentado a la vorágine centralista plenamente vigente en nuestro país.
Es importante considerar la tendencia centralista del marco legal y jurisprudencial en el que se ha desarrollado el proceso de adecuación del estatuto cruceño. Tal situación generó la paradójica tarea, de enmarcar la redacción estatutaria a un régimen constitucional autonómicamente conservador, a la vez que se mantenía la esencia autonómica del Estatuto
Departamental aprobado el 2008. A este contexto legal, se debe añadir un clima político adverso, que nuevamente se ha manifestado en la contraposición de dos visiones de país inconjugables entre sí.
Los criterios centralistas en los que se fundamenta el actual régimen constitucional, se han alineado perfectamente con una indisimulada intencionalidad dilatoria de los Magistrados del
Tribunal Constitucional Plurinacional, respecto a pronunciarse sobre la pertinencia legal del
Estatuto Cruceño, llegando incluso a los extremos de incumplir plazos legales o imponer un proceso de socialización a las observaciones del texto estatutario adecuado, requisito que no se exigió para el resto de Estatutos Autonómicos del país sujetos al mismo trámite constitucional
(Véase Declaración Constitucional Plurinacional 0170/2016 y Auto Constitucional
Plurinacional 012/2017).
Convencidos de que la autonomía es muy incómoda para centralismo, los Asambleístas
Departamentales de Santa Cruz, en lealtad a su pueblo, tuvieron la valentía de arrancar in extremis y de las manos de los anteriores magistrados constitucionales, la certificación de constitucionalidad plena del estatuto cruceño, lo cual nos da una imagen clarificadora de las trabas “legales” pergeñadas desde el centralismo para evitar el nacimiento de la Norma
Institucional Básica de las Cruceñas y Cruceños.
En este punto cabe mencionar, que el maltrato alevosamente propinado a las aspiraciones autonomistas del pueblo cruceño, no se pueden justificar desde un punto de vista jurídico, pues  el mismo Tribunal Constitucional Plurinacional, declaro la incompatibilidad plena de tan solo
12 de los 145 artículos del Estatuto Departamental presentado originalmente para su adecuación constitucional (Declaración Constitucional Plurinacional Nº 170/2016), certificando de esta manera, que el criterio centralista arraigado en las instituciones del nivel central del Estado, se vio abrumando ante un Estatuto Autonómico Departamental que ejerce de una autonomía sin complejos y que no se ha resignado a ceder ni un milímetro en sus prerrogativas.
Incluso después de haber cumplido los requisitos legales sujetos a la interpretación de los magistrados constitucionales (Declaración Constitucional Plurinacional Nº 0170/2016; Auto
Constitucional Plurinacional 0012/2017 – ECA y Declaración Constitucional Plurinacional
094/2017), el texto estatutario cruceño mantiene su vocación autonómica, que lo proyecta hacia el futuro como un instrumento que permite un ejercicio autonómico que alcanza, sin mayores esfuerzos, los techos competenciales demarcados por la Norma Fundamental boliviana.
Bajo esta consideración el Estatuto Autonómico Departamental de Santa Cruz, genera una moderna institucionalidad departamental, en donde se asegura la distribución de recursos económicos para el crecimiento igualitario de todos los territorios cruceño, ampliando el autogobierno a las Provincias que se transforman en instancias de decisión descentralizada, mediante la generación de políticas de participación ciudadana. El Estatuto Cruceño practica su prédica, al eliminar cualquier resabio de centralismo interdepartamental de su texto.
La norma estatutaria despliega a lo largo de su texto, referencias de respeto y reconocimiento a las formas de organización y gestión de los Pueblos Indígenas Originarios Campesinos cruceños, que son visualizados como parte integrante en la institucionalidad departamental. Se difuminan así los injuriosos comentarios, que endilgaban un supuesto contenido antidemocrático al Estatuto Autonómico Departamental de Santa Cruz, mismo que ha demostrado que su autonomía cobija a todas las identidades y formas de ser cruceño.
La autonomía es justificable en tanto y cuando mejora la calidad de vida de las personas, en este sentido, el Estatuto Cruceño denota una vocación humanista digna de destacar. Materias competenciales concernientes a la temática de desarrollo humano, como ser salud, educación, seguridad ciudadana, cultura, deporte, etc. son afrontadas de tal manera que se crean las herramientas necesarias para configurar un compromiso social inquebrantable. Como ejemplos podemos identificar la participación de los padres de familia en el proceso educativo, la mejora en los mecanismos de capacitación y actualización de maestros, o en esta misma línea, la consideración prioritaria, de grupos sociales como niños niña y adolescente, mujeres adultos mayores y personas con discapacidad, que permitirá la elaboración de políticas públicas departamentales para su atención y protección integral.
Por ultimo cabe decir, que si bien el Estatuto Autonómico Departamental de Santa Cruz, representa un gran avance en la proyección del bienestar departamental, también plantea ambiciosos retos hacia el futuro, en temáticas como la elección de Sub Gobernadores, actualmente prohibida por el Tribunal Constitucional Plurinacional (Declaración Constitucional Plurinacional Nº 009/2014), la intervención departamental en la designación de autoridades judiciales, también vetada por el Tribunal Constitucional Plurinacional (Declaración Constitucional Plurinacional 0170/2016) o explotación de recursos naturales también denegada por el Máximo Intérprete de la Constitución (Declaración Constitucional Plurinacional 0170/2016).
En todo caso este tipo de aspiraciones, de ninguna manera quedan relegadas al olvido, por el contrario, se transforman en objetivos que impulsarán la revolución autonomista en Bolivia.
La autonomía, a diferencia de cualquier otra técnica de Administración Publica, tiene una fuerte tendencia hacia la evolución, por naturaleza no es estática, está viva y evoluciona al ritmo de las sociedades en donde se la ejerce.
El Estatuto Autonómico Departamental de Santa Cruz, no solo ha sido capaz de mantener su espíritu de auto gobierno dentro de un régimen contrapuesto al tal ideal, sino que además ha vencido toda una institucionalidad centralista, cuya aversión a la autonomía no sorprende.
Santa Cruz, verano de 2018.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La Subgobernación de Cercado inauguró ayer la “Casa del Artesano”, un centro de exposición que tendrá un enfoque comercial, de artesanías y turístico.

RESTA

La gestión 2018 concluirá sin la entrega prometida desde la Gobernación de la nueva unidad de hemodiálisis a favor del hospital San Juan de Dios.