VIE
SEP
21

20 frases de Dua Lipa para entender que estoy mejor sin ti






30 enero, 2018

Cultura Colectiva

«No me puedes domesticar, no puedes».

Han pasado cuatro semanas. C U A T R O. Qué difícil es pronunciar cada letra sin llorar. Me duele el corazón cada que recuerdo la escena tan nefasta, tan cruel y tan tú. Pero eres tan idiota que ni siquiera te diste cuenta del daño que me hacías con tus palabras huecas y tus ademanes ridículos. Así eres tú: ridículo, tan insustancial, depresivo, autodestructivo y tan soso que lo único que puedes hacer bien es dañar a quien te quiere; por ejemplo, a mí.

Sí, ya, ya. Conozco la mierda que emite tu boca tanto como te conozco a ti. Que estás confundido, que tienes miedo, que me quieres tanto que no me lastimarás, que eres una carga innecesaria… ¡Cállate! Ya me harté de sentirme obligada a cargar con tus pesares cuando apenas puedo con los míos. Pero claro, soy yo la mala de la historia, mientras que tú eres el pobre muchacho inadaptado de corazón sensible que llora y sufre en silencio. O al menos, eso creen los demás, pero ¿les has dicho las mentiras que me decías para sentirte bien contigo mismo?.

No. Porque eres el idiota más grande del mundo.

Diles como me besaste entre una noche y un amanecer mientras me decías cuanto me querías. Diles lo bella que era tu vida con mi luz. Diles que me mordiste los labios con una sonrisa en el rostro y las manos inquietas. Diles que me dedicaste tu canción favorita mientras lloramos acurrucados en el pasto. Diles que escribías cada noche rogando por un abrazo. Diles que yo te sostuve mientras se me doblaban las rodillas. Diles que me amas, pero eres tan cobarde y estúpido que te asusta querer y prefieres huir. Diles que me escribiste un verso mientras gozabas dentro de mí. Diles la verdad. Imbécil.

Yo esperaré sentada. No tengo prisa, quiero verte caer despacio y que sufras tanto como lo he hecho desde hace semanas. Espero que la soledad te coma por dentro y tengas insomnio, que te duela el pecho, que al verme sientas escalofrío y que no dejes de repetirte lo absurdo que eres frente al espejo. Quiero que tus sentimientos te confundan más y que no sepas si me amas o me odias, porque no sabes qué sientes por mí, ¿cierto?. Yo sí sé cómo sentirme respecto a ti y créeme que estoy mucho mejor sin tu cara horrenda, tus manos pesadas y tu sonrisa falsa.

«Si no te gusta como hablo, entonces ¿por qué piensas en mí?».

«Sé que eres malo para mí, pero ahora sabes que yo lo soy también».

«No me puedes domesticar, no puedes».

«Y esta noche estoy viva».

«Cuando quieras marcharte, házmelo saber».

«Es tiempo de que escuches… bueno, no creo que puedas hacerlo».

«Dime, ¿hay luz afuera?».

«Me he hartado de correr persiguiendo todas esas luces parpadeantes».

«Cada vez soy más real».

«Es probable que todavía me quieras con mis manos alrededor de tu cuello, pero yo continuaré así».

«No podía dejar de buscarme».

«Bueno, estoy demasiado ocupada para tus asuntos».

«Porque si crees que nací ayer, me has confundido».

«No necesito tu amor».

«Si crees que me preocupo por ti ahora, bueno, cariño, me importas un carajo».

«Porque ya lloré demasiado. He terminado».

«He estado viviendo».

«Tengo nuevas reglas, te las cuento».

«El Karma tiene un beso para ti».

«He estado durmiendo más tarde, he estado respirando más fuerte».

Me tuviste, peor no quiero tenerte en mi mente dando vueltas, alborotando mis sentidos y jugando con mi cariño. Vete lejos y no vuelvas. Quiero que te mueras y no saberlo, quiero que te hagan llorar tanto que te quedes seco y que no sientas el corazón de tan lastimado. Pero no quiero ser yo la que lo provoque porque me siento mucho mejor sin ti, así que no tengo porqué molestarme en hacerte lo que tú a mí. Créeme que estoy mejor sin ti.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.