LUN
SEP
24

​La “bestia” que protege el lago San Jacinto






29 enero, 2018

Según estudios realizados por especialistas, se pudo evidenciar que la fauna piscícola en el Lago San Jacinto, cuenta con ocho variedades de peces entre nativos e introducidos
SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico- Enero 29/ 2018) Mientras aguardan que un pez muerda el anzuelo, los pescadores que realizan está actividad en el lago San Jancito se la pasan contando historias de sus vivencias y las que pasaron a otros compañeros; sin embargo, la mayoría de los relatos tienen una explicación, como el que le sucedió a Juan Carlos Peña, un pescador de más de 50 años, quien se llevó el susto de su vida cuando se fue a pescar a la zona conocida como “El Volcán”.

Imaginarse un sábado en la noche en medio de la nada, solo Juan y una enorme luna llena que alumbra el borde del lago San Jacinto.

“Ese día no picaba nada (no consumía bebidas alcohólicas), es una historia verdadera la que me paso”, asegura “Picho”, como le llaman los amigos.

“Cuando comencé a pescar, ya hace 35 años tenía sólo 15 años de edad”, indica Juan porque ahora ya está por cumplir los 51 años. 

Cuenta que los amigos de su papá le decían vas a tener cuidado con la bestia que protege el lago, porque aparece en a la media noche.

“La bestia primero comienza por comer la carnada que uno pone en la caña; luego, algunos decían que salía hasta la orilla, en forma de un pez muy grande con una cola de cerca de dos metros de largo con la cual botaba a las personas como si fuera un látigo”, así le decían a Picho los amigos de su padre.

Juan dice que muchos pescadores afirman que esa historia nació de los campesinos del lugar, para que los pescadores no se queden hasta muy tarde en el lago.

“Conté lo que me había dicho; pero, ahora les cuento lo que a mí me pasó. Una vez fui sólo a pescar, mis amigos tenían un acontecimiento social, no quise ir y decidí irme a pescar al lago; comencé a buscar un lugar donde nadie me moleste y como nunca no había gente por el lugar que escogí; dije mejor así pesco más y estoy tranquilo”, relata.

Mencionó que agarró su coca, puso la carnada a sus cañas, había llevado dos, en inició sacó seis peces en menos media hora, lo que parecía que iba a ser una buena pesca.
“Fui alrededor de las 21:30 y comencé a sacar peces, más y más, me comencé a emocionar no me quise mover del lugar; pero me olvide de la hora, eso es lo que pasa con todos los pescadores, de repente miro mi reloj y estaba por ser las 00:00, en ese entonces ni me acorde de la historia y continúe, cuando de repente comenzó a moverse mis cañas y las dos a la misma vez, no sabía qué hacer me fui con una y le llegue a sacar y ya no había nada, rápidamente fui a la otra y nada, ambas estaban sin los anzuelos, me tranquilice y decidí poner otras carnadas y comenzar de nuevo”, mencionó Picho.

Juan comenzó a escuchar silbidos fuertes, se dio la vuelta y buscó de inmediato la linterna para buscar quién estaba haciendo esos sonidos, pero no encontró a nadie.
“Cuando me di la vuelta pude ver una cola larga parecía la de un lagarto, me asuste y me fui hasta donde estaban mis cosas, saque mi cuchillo y cuando de nuevo gire la cabeza vi los ojos rojas de la bestia del lago, parecían como si salieran fuego de ahí, lo único que hice fue alzar mis cosas y salí corriendo del lugar, llegue hacia la carretera  encontré un anciano y me tranquilice y el señor me preguntó que me había pasado y a él le comencé a contar todo”, indicó Juan, al mencionar que el anciano le respondió que él también llegó a ver a ese fenómeno alguna vez, pero nunca supo si fue real.
Juan Carlos, quien ya tiene una barba blanca, detalló  que había dejado una de sus cañas en el lugar donde estaba pescando, regresó con unos amigos horas más tarde más tarde, pero ya no encontró su caña.


“Fui a buscar a algunos amigos, volví al lago con una escopeta para poder cazar a la bestia, buscamos toda la madrugada; sin embargo, no pudimos ya volver a verlo; pero, otros pescadores que aún continúan yendo a ese lugar también cuentan sus propias historias y que también pudieron ver a la bestia, así la llaman los pescadores”, finalizó.
EL APUNTE
El lago se cobró varias vidas humanas
Entre accidentes y suicidios, marcan historias dramáticas e impactantes en el embalse de San Jacinto, atractivo turístico ubicado a pocos minutos de la ciudad de Tarija, donde la pasividad de sus aguas guarda el silencio de varias almas que hoy descansan en paz en ese lugar.
Sus visitantes que en su mayoría son turistas extranjeros, desconocen la otra cara del lago San Jacinto que entre sus aguas navegan almas que perdieron la vida por diversas razones, muchos de ellos fueron encantados por el reflejo cristalino de sus aguas y decidieron quitarse la vida arrojándose a él. 

La represa fue creada el año 1988 bajo la administración presidencial de Víctor Paz Estensoro.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La Unidad Especializada para la Persona con Discapacidad del Gobierno Departamental; en coordinación con la Asociación Tarijeña de Sordos Tarija, lideraron la campaña “Incluyéndome en lo Cotidiano”; un experimento social que tuvo como objetivo poner en evidencia las barreras comunicacionales que sufre este grupo poblacional al momento de realizar actividades cotidianas.

RESTA

Desde diferentes páginas de Facebook con el nombre de inmobiliarias están estafando a miles de personas, sin que exista un control efectivo.