JUE
SEP
20

SEGURIDAD EN TIEMPOS DE CRISIS            





19 enero, 2018

                 


Así como ya es peligroso caminar por Tarija, también lo es tomar un taxi pues no sabemos en manos de quien nos ponemos, las denuncias de violaciones, agresiones y desapariciones suman y siguen, muchas se dan cuando alguien decidió subirse a un vehículo desconocido con el cartel de taxi en el parabrisas, sin saber exactamente quien es el que lo conduce. Hace años que se habla de un interesante proyecto que pretende regular el funcionamiento de este medio de transporte público teniendo en cuenta una serie de medidas indispensables que le garanticen seguridad a la gente. Lastimosamente ciertos intereses se interpusieron frenándolo e impidiendo su implementación, desde la negativa de los transportistas a pintar sus vehículos de un mismo color que los distinga del resto hasta la identificación particular del conductor de manera que quien toma el taxi vea los datos personales del mismo. 

Sigue pasando el tiempo y aún no hay nada claro sobre brindar mayor seguridad a la población en general, más si se trata de un servicio muy importante en el que han sucedido hechos que deben preocuparnos. Todos sentimos que vivimos en una ciudad menos segura, los casos reportados cada día reflejan una realidad a la que poco a poco nos vamos acomodando aunque las instituciones llamadas por ley para protegernos se ven sobrepasadas por el crimen. Caminar en horas de la noche por las calles es un verdadero reto, no sólo nos arriesgamos a que nos roben lo que portamos si no también a ser heridos y victimados, no existen las garantías suficientes ni siquiera a plena luz del día porque los mal vivientes están al acecho para quitarle a los transeúntes carteras, bolsos y celulares, en tiendas y negocios también se toman recaudos aunque siempre están expuestos a ser asaltados. 

Incluso ahora la tecnología ha avanzado tanto que ya existen formas de ofrecer esa garantía a quien precisa de este servicio, sin pinturas ni grandes ni vistosos “banners”, sin grandes inversiones y de formas muy simples, finalmente lo que interesa es que quien suba a un taxi no corra riesgos y sepamos la información del conductor y de donde lo recoge, por donde transita y donde lo deja, eso es posible hacerlo.