VIE
SEP
21

Quién era Óscar Pérez, el actor y policía sublevado contra el gobierno de Nicolás Maduro que murió tras un largo asedio de las fuerzas de seguridad de Venezuela






16 enero, 2018

BBC Mundo

En varios videos publicados el lunes en la mañana en su cuenta de Instagram, Óscar Pérez pedía que dejaran de disparar y decía que se rendía.

Este martes, el ministro del Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, informó sobre la muerte de este policía sublevado contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro así como de otros seis “terroristas” que perdieron vida luego de que la edificación en la que se encontraban fue sitiada el lunes durante varias horas por las fuerzas de seguridad.

“Ante una agresión que pone en riesgo la vida de los funcionarios, se procedió al protocolo para neutralizar al grupo agresor, con el saldo de siete terroristas fallecidos”, dijo Reverol en una alocución televisiva el explicar lo ocurrido, unas 24 horas después del fin del suceso.

En un primer informe de las autoridades venezolanas, emitido la tarde del lunes, se informó que el episodio había concluido con dos policías muertos, algunos heridos y varios “criminales abatidos”, pero no se ofrecía información oficial sobre Pérez, que llevaba huido casi siete meses.

“Nos vamos a entregar, no sigan disparando”, grita Pérez en uno de los videos publicados en su cuenta en la red social Instagram, en la que relató el asedio.

Su testimonio contradice el del Ministerio del Interior y Justicia, que asegura que la “célula terrorista”, armada, abrió fuego.

El asedio de este lunes, que contó con la novedad de la transmisión de los videos de Pérez en Instagram y los comentarios en Twitter de ministros y otros oficialistas, puso fin a más de seis meses de fuga y desafío al Estado venezolano.

Su cara y el cartel de “Se busca” se veía en las paredes del aeropuerto de Caracas, donde se lo calificaba de “terrorista y fascista”.

El gobierno de Nicolás Maduro lo acusaba de estar “alzado en armas”, de perpetrar un “ataque terrorista” y de tener vínculos con la CIA y la embajada de Estados Unidos.

Pérez fue el único de los uniformados que quiso dar la cara el 27 de junio, cuando tomó un helicóptero, voló a la sede del Ministerio del Interior y realizó 15 disparos sobre una fiesta con unos 80 invitados.

Luego se dirigió al Tribunal Supremo de Justicia, donde además de disparar mientras sesionaba la Sala Constitucional, lanzó al menos 4 granadas.

Se estima que los disparos y las granadas pudieron ser de fogueo, ya que no hubo heridos ni muertos y los daños materiales fueron escasos.

Líderes y comentaristas opositores lo calificaron de un “show”.

Antes del ataque, Pérez y un grupo de policías publicaron en redes sociales su “proclama golpista”.

La “proclama”

El video, protagonizado por el inspector Pérez, era un llamado a militares, policías y civiles a una insurrección contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Medios venezolanos resaltaron que Pérez era un agente altamente entrenado, parte de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) y que fue jefe de operaciones de la División Aérea del cuerpo policial.

Videos compartidos por Pérez en su cuenta de Instagram mostraban las diferentes acciones que realizó y las armas de grueso calibre que tuvo asignadas.

“Hacemos un llamado a todos los venezolanos de oriente a occidente, de norte a sur (…) para reencontrarnos con nuestra fuerza armada y juntos recuperemos nuestra amada Venezuela”, señalaba en una parte de la filmación.

En otro momento de la filmación, Pérez demandaba a Nicolás Maduro su renuncia y la de todo su consejo ministerial.

“En este día estamos realizando un despliegue aéreo-terrestre con el único fin de devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir y hacer cumplir las leyes, para restablecer el orden constitucional”, manifestaba el protagonista de la grabación.

Pérez huyó y en estos meses llegó a aparecer fugazmente en público en una manifestación contra el gobierno y se mantuvo activo en redes sociales.

Reaparición

A mediados de diciembre de 2017, Pérez publicó un video en el que se veía a varios hombres fuertemente armados atando las manos de los que parecen ser soldados acuartelados en una unidad de la Guardia Nacional que fue tomada por los sublevados para conseguir armas de fuego.

“Dios y Jesucristo nos dio ya la victoria, operación Génesis, una operación táctica impecable donde seguimos recuperado las armas del pueblo y para el pueblo”, escribió Pérez en el texto que acompañó a los videos en su cuenta de Instagram, su red social favorita.

La respuesta de Maduro fue clara.

“Donde se aparezcan, le he ordenado a la Fuerza Armada ¡plomo con los grupos terroristas! ¡Plomo con ellos, compadre!“, exclamó el mandatario venezolano al referirse al asalto contra las instalaciones de la Guardia Nacional.

Y pidió a los militares que tuvieran “tolerancia cero con los grupos terroristas que amenazan con armas la paz de la República”.

Este lunes llegó el enfrentamiento en un barrio pobre y montañoso de Caracas.

“Venezuela, no quieren que nos entreguemos, literalmente nos quieren asesinar, nos los acaban de decir”, dice Pérez en el antepenúltimo video con el rostro aparentemente ensangrentado.

BBC Mundo no pudo verificar la autenticidad de las grabaciones.

“Los terroristas abrieron fuego contra los funcionarios e intentaron hacer detonar un vehículo cargado de explosivos, con el muy lamentable saldo de dos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana fallecidos y cinco gravemente heridos“, dice, por su parte, el texto oficial del gobierno.

El ministro de Información no respondió la petición de BBC Mundo de saber qué ha ocurrido con Pérez, y no ha habido información oficial sobre el rebelde.

Policía y actor

Mucho antes de su sublevación, Pérez, muy mediático, ganó algo de reconocimiento en Venezuela por otra faceta de su vida: una incursión en el cine.

En 2015 fue actor en la película venezolana “Muerte suspendida”.

La película, que dice estar inspirada en un caso real, muestra el secuestro de un empresario y su posterior liberación lograda por policías de élite del CICPC.

La cinta está dedicada a elogiar la labor del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas y al inicio se indica que la obra “contó con la participación del CICPC”.

En “Muerte suspendida”, Pérez aparece interpretando a Efraín Robles, en el mismo papel que el actor cumplía en su vida real como oficial de las Brigadas de Acciones Especiales (BAE) a cargo de operaciones aéreas.

Y también aparece pilotando un helicóptero del cuerpo.

Con motivo de la promoción de la cinta en 2015, Pérez dio entrevistas a medios locales.

Una de ellas fue al diario Panorama, al que dijo: “Soy piloto de helicóptero, buzo de combate y paracaidista libre. También soy padre, compañero y actor (…). Soy un hombre que sale a la calle sin saber si va a volver a la casa porque la muerte forma parte de la evolución“.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.