DOM
NOV
18
DOM
NOV
18

​Bolivia vive la fiesta del Rally Dakar 2018






12 enero, 2018



La competencia más peligrosa del mundo ingresó a territorio boliviano este jueves, con la sexta etapa, proseguirá mañana ya que hoy hay descanso en La Paz

AGENCIAS

Bolivia volvió a vivir una fiesta inolvidable con la llegada del rally Dakar a territorio nacional. No era para menos, la emoción de las personas fue reflejada en todo momento, desde que la carrera más importante y dura del mundo tuerca ingresó por Desaguadero hasta la llegada a la meta, armada en las afueras del estadio Hernando Siles.

Desde muy temprano, las personas se dieron cita a los lugares habilitados para ver el paso de los camiones de asistencia y posteriormente a los pilotos de las diferentes categorías. Pese al mal clima en la sede de Gobierno, el aliento de los fanáticos bolivianos se apagó y cobró más fuerza con el paso de sus héroes: Daniel Nosiglia, ‘Chavo’ Salvatierra, Wálter Nosiglia, Leonardo y Suany Martínez, Hernán paredes y Marco Bulacia.

En horas de la tarde, algunas manifestaciones trataron de empañar la jornada, pero las marchas y las protestas no pasaron a mayores por la intervención policial. El presidente Evo Morales se dio cita en el palco oficial y fue saludando a los pilotos que pasaban por la rampa y entregando guirnaldas con hoja de coca.

Los competidores se emocionaron con el recibimiento y muchos de ellos manifestaron el deseo de que el país siga formando parte de la ruta de la carrera. Uno de los más eufóricos fue Salvatierra, que manifestó que “la carrera se debe correr hasta el último momento”, debido al atraso que lleva en la carrera.

Estampas coloridas del folklore boliviano amenizaron la gélida jornada, a su paso la gente acompañó en todo el trayecto, tanto de competencia como de enlace, ya que lo que importaba era ver la prueba extrema y sus representantes

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La oficina del Defensor del Pueblo, la Armada Boliviana y otras instituciones de Bermejo se sumaron este fin de semana a la campaña nacional contra la trata y tráfico de personas.

RESTA

Es lamentable que el olvido y la dejadez hayan llegado al bosquecillo de Juan XXIII, al ser un espacio pintoresco en otros tiempos que  luce hoy desdibujado en relación a la imagen que tenemos grabada en la retina.