LUN
SEP
24

8 cosas que debes saber antes de tatuarte las cejas, según una experta






10 enero, 2018

Cultura Colectiva 

Hace casi 20 años, a punto de entrar al nuevo milenio, la ceja gruesa y oscura que reinaba las pasarelas y revistas de moda mutó en una delgada línea de tonalidades más claras que el cabello. La ceja se convirtió en un arco sobre los párpados y ante esta nueva forma de llevarlas muchas mujeres optaron por depilarse por completo para –cada mañana– dibujarse una curva sobre los ojos. Todas pasaban horas frente al espejo intentado que esa delgada línea quedara perfecta.
Fue entonces que los artistas del tatuaje encontraron un nuevo mercado, por lo que dejaron de lado los brazos llenos de rosas, cruces o corazones para centrarse en el rostro de las mujeres y conquistar con su habilidad el arte de delinearse la cara. Poco a poco los estudios de tatuajes comenzaron a llenarse de chicas –de todas las edades– decididas a no perder más el tiempo con un delineador.
Sin embargo, unos cuantos años después, esas mismas mujeres se quejaron del servicio por el que habían pagado. Al tratarse de un tatuaje convencional habían experimentado un intenso dolor, y lo que al principio era una línea color café o negra se convirtió en una mancha verde y desgastada. Retocarla era impensable pues, además del dolor, el tamaño de ese tatuaje se engrosaría hasta su total deformación.
Debido al fracaso que significó tatuarse las cejas, Branko Babić creó el microblading: una técnica mucho más amigable y con excelentes resultados estéticos para perfeccionar la apariencia de las cejas.
Su técnica –creada en Yugoslavia– se expandió por todo el mundo para embellecer el rostro de las mujeres de manera natural, ya que no se trata de una pigmentación y menos de un tatuaje. Así lo explica Fernanda Wolowitz, experta en microblading y artista del tatuaje desde hace algunos años, quien nos concedió una entrevista para resolver todas nuestras dudas sobre lo que la mayoría conocemos como “tatuarnos las cejas”.
El microblading no es un tatuaje
Y tampoco es una micropigmentación. Para hacerlo se utiliza un tebori, es decir, una pluma con una hoja fija. Con dicho instrumento se va aplicando la tinta con determinada fuerza para que se tracen líneas perfectas que parezcan vellos auténticos. A diferencia de un tattoo, este método es mucho más natural y suave con la piel.
Es un proceso muy sencillo de realizar 
El procedimiento es fácil. No debes llevar maquillaje alguno y el primer paso es dejar que el especialista diseñe tu ceja de acuerdo a la forma de tu rostro. Después comienza la pigmentación, en la cual se aplica la tinta línea a línea a lo largo de toda la ceja.
No duele

«Colocamos anestesia 30 minutos antes de iniciar y de hacer el diseño de la ceja», nos explicó Fernanda Wolowitz. A diferencia de las cejas tatuadas, el microblading no genera dolor. Cabe señalar que la anestesia no es un sedante que te aísle por completo de cualquier sensación, se utiliza para aliviar el malestar de acuerdo al umbral del dolor de cada persona.
Su costo varía según quién lo realice 
Por lo general, tatuarte la ceja es barato. No obstante, «el microblading tiene un costo que va desde $1, 800 hasta $14 mil, dependiendo el lugar al que vayas a realizarte el proceso. Generalmente los precios aumentan considerando la experiencia del profesional», mencionó nuestra entrevistada. Esto quiere decir que, aunque hay costos excesivos, eso no asegura un mejor trabajo; debes considerar todas las opciones.
Se puede infectar si no le das los cuidados necesarios 
«A pesar de que el procedimiento es sencillo, sigue siendo una invasión al cuerpo, ya que se realizan pequeñas cortadas en donde va el pigmento y siempre existe el riesgo de infección», aclaró la experta en microblading. Por ello, el especialista te dará indicaciones precisas de cuidado para prevenir cualquier problema. Estos cuidados implican limpieza y quizás algún antibiótico en caso de tener una infección mínima.

Dura aproximadamente un año 
A diferencia de los tatuajes, la tinta no se incrusta eternamente. «El microblading consta de dos sesiones, luego de la primera puedes volver de 30 a 45 días después y tiene una duración aproximada de nueve meses a un año o año y medio, dependiendo del tipo de piel del cliente», afirmó Fernanda. Esto dependerá de cómo cuides tus cejas, si aplicas maquillaje y lo retiras con productos especiales puedes perder el color o desgastarlo antes del tiempo aproximado.

Lo puedes hacer cuantas veces quieras 
«El proceso se puede realizar las veces que el cliente quiera después de que desaparezca el pigmento del procedimiento anterior». Wolowitz nos aclaró esto para no saturar la ceja de tinta y al final crear una plasta sobre las cejas, así que cualquier especialista debe explicarte lo mismo.

Hay muchos lugares donde puedes realizar un microblading 
La mayoría se realiza en salones de belleza o consultorios profesionales en los que un especialista te atiende con mucho cuidado y verifica que no haya riesgos que alteren el procedimiento. Si ves que la higiene no es muy confiable, cambia de lugar. De igual manera, date tiempo para conocer el sitio en redes sociales, visítalo antes de hacer una cita y pide informes. Consulta el portafolio del experto que elijas.
Wolowitz es una artista con algunos años de experiencia en el campo del tatuaje. Tomó cursos especiales para hacer microblading y asegura que con esta técnica sus clientes quedan mucho más satisfechos que con el antiguo tatuaje de cejas, ya que es un procedimiento menos agresivo, más seguro y personalizado. Además de que los cuidados posteriores son, de igual manera, menos complejos. Ella –como especialista– les receta una crema con antibiótico para proteger el área, pero si alguien presenta reacciones alérgicas o secundarias, debe acudir al médico.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.