VIE
SEP
21

​Lema espera que se cumpla con la certificación de reservas






3 enero, 2018

ÁLVARO POSTIGO/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – enero 03/2018) Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), oficializó la tercera convocatoria para realizar la certificación de reservas en el país, la misma consiste en la contratación de una empresa extranjera que debe encargarse de la cuantificación de hidrocarburos, informó el presidente del Concejo Municipal de Tarija, Alfonso Lema Grosz, para quien este tema es vital para el departamento, cuya economía depende de este sector. 

Según el concejal,  la Ley 3740 establece que las certificaciones deberían hacerse cada año; sin embargo, no estaría siendo cumplida desde la gestión 2013.

La primera convocatoria lanzada el 7 de noviembre fue declarada desierta, en la misma se presentaron seis empresas, mismas que no cumplieron con todos los requisitos establecidos.

Posteriormente,  la segunda convocatoria realizada por YPFB, también fue declarada desierta el 7 de diciembre del 2017. 

En esa oportunidad,  se presentaron ocho empresas, haciendo presumir que el Gobierno procedería  a la designación directa; pero contra todo pronóstico fue lanzada una tercera convocatoria.

“Según los plazos establecidos, la reunión de aclaración de esta tercera convocatoria deberá realizarse el 9 de enero del año en curso, la presentación de propuestas y apertura de las mismas, será hasta el 24, los resultados del proceso deberían ser presentados el 9 de febrero”, explicó Lema, quien sigue de cerca este tema.

La posible firma de contrato sería hasta 9 de marzo. (eP).  

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.