VIE
SEP
21

QUIEN ENTIENDE… ACERAS USADAS COMO PARQUEOS






30 diciembre, 2017

Es cierto que el caos vehicular que se vive en la ciudad de Tarija nos consume, el desorden que genera una mala planificación y la falta de políticas serias que cambien esta realidad se unen a nuestro mal comportamiento vial, nuestra falta de respeto a las normas establecidas y al derecho de los demás.

Prueba clara es ver como las calles ya no alcanzan para aguantar a tantos carros estacionados por donde sea, ya que si ud es observador verá que a ambos lados se parquean y dejan una especie de corredor al medio por el que se debe hacer peripecias para pasar sin raspones… pero no sólo es eso, también se trata de que ya ni las aceras se respetan porque cada vez es más común ver autos sobre ellas, usadas como estacionamiento, invadiendo espacios destinados para los peatones, violentando con total descaro sus derecho. Al parecer el relajamiento de fin de año permite que también se relaje el control de las autoridades que con seguridad conocen lo que esta pasando pero en la tierra donde todo esta permitido, que eso suceda no es para tanto problema.

No tratamos de poner la responsabilidad en manos de quienes deben aplicar la ley, sobretodo esta en las nuestras que como ciudadanos debemos trabajar para tener una casa ordenada, organizada, lo que explicamos sólo refleja el comportamiento de un pueblo mal educado y nada preocupado por mejorar y crecer, un pueblo que precisa de la coerción para cumplir con lo dispuesto y no debe ser así.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.