DOM
SEP
23

2017: el año que te dejó con la boca abierta






29 diciembre, 2017

Agencias

La cara que resuma a modo de balance este convulsionado año 2017 en Hollywood debería ser la de Meryl Streep.

La actriz se le plantó en enero al por entonces flamante presidente Donald Trump durante la entrega de los Globo de Oro y fue víctima de un escrache por parte de un fan extremista del presidente a pocos días de la nueva entrega del premio al que está nominada como mejor actriz y al que llegará vestida de negro, en solidaridad con las mujeres que este año se animaron a denunciar el acoso sexual de los poderosos en el ambiente y también las diferencias a la hora de cobrar.

Debería ser Meryl, aunque más no sea para no poner de nuevo el retrato desagradable del productor Harvey Weinstein, acusado por 84 actrices de variadas conductas perversas, desde el acoso sexual a cambio de favores en la industria hasta su manía de pasearse desnudo o masturbarse delante de ellas. Horrible.

La frase con la que intentó disculparse la repitieron otros tras el efecto cascada desde que el 5 de octubre el diario The New York Times destapó la olla. “Yo creía que ellas consentían, lo lamento mucho si no fue así”, atinó a decir quien fuera un productor muy influyente.

Desde ese día, un hombre ha sido denunciado por acoso sexual en Estados Unidos cada 20 horas. El diario Los Angeles Timesacaba hacer la lista, que incluye a 51 personalidades del arte y el espectáculo, 21 que trabajan en empresas periodísticas y 18 que tienen que ver con la política.

Pero volvamos a Meryl. En enero, cuando comenzaba lo que sería el año en el que las mujeres se animaron a romper el silencio, como celebró la revista Time, la actriz subía a recibir su Globo de Oro a la trayectoria retando a Trump, quien en su campaña había imitado burlonamente a un periodista discapacitado que lo había criticado.

“Cuando los poderosos usan su posición para intimidar a otros, todos perdemos”, dijo proféticamente Streep. El sucesor de Obama le respondió rápidamente desde su cuenta de Twitter, como se haría hábito. “Actriz sobrevalorada” la llamó. “Lacaya de Hillary (Clinton)”. Los actores se unieron para defenderla. Trump, que considera a Hollywood un enemigo, no visitó California en todo 2017, la primera vez que pasa en 64 años.

Por entonces parecía que la grieta, que se paseó luego por los discursos en las entregas del Oscar y del Emmy, y que se convirtió en vedette de los monólogos en los programas nocturnos, iba a ser de lo que íbamos a hablar exclusivamente en los balances como este.

Sin embargo, la investigación de los diarios más prestigiosos (a los que Trump considera “fake news”, noticias falsas) se llevaron puesto, después de Weinstein, al actor Kevin Spacey entre otros, a directores, productores, agentes y a un par de periodistas célebres como Charlie Rose y Matt Lauer. Del otro lado de la grieta había sido despedido en abril el conservador Bill O’Reilly. Las causas siempre las mismas: el acoso sexual hacia sus compañeras de trabajo.

Dos de las acusadoras de Weinstein, las actrices Alyssa Milano y Rose McGowan, iniciaron en Twitter la campaña “#MeToo” (#YoTambién) y miles se prendieron. McGowan se enojó con Meryl cuando se enteró que iba a ir, como otras, vestida de negro el 7 de enero a la entrega de los Globos de Oro. “No se necesita una protesta silenciosa, tu silencio es el problema”, le dijo.

Streep jura y perjura que nunca supo que el productor, a quien agradeció efusivamente en una entrega de premios, era un depredador. “Yo le servía a él más que él a mí. Nunca me invitó a su habitación de hotel ni estuvo en mi casa”, se defendió.

Cuando posters de Meryl con el productor y el cartel “ella sabía “ aparecieron la semana pasada cerca de su casa en Pasadena y en la esquina del teatro donde se entrega el Oscar, algunos pensaron que era obra de McGowan.

Lejos de eso, un graffitero ultra derechista y fan de Trump, conocido como Sabo, reconoció haber hecho el escrache para defender al presidente, a quien Meryl había criticado en enero. Se cerró así el ciclo que la tuvo como involuntaria protagonista de un año a puro shock.