MIE
SEP
26

Los padres de niños enfermos graves en Chile tendrán subsidio para cuidarlos






28 diciembre, 2017

Agencias

 

Los trabajadores que tengan hijos con enfermedades graves como cáncer, o que estén pendientes de trasplantes, podrán optar en Chile a un subsidio estatal para acompañarlos durante el tratamiento, según una ley promulgada este jueves.

La normativa contempla la creación de un seguro que cubrirá el pago del salario, durante un plazo determinado, a los padres de niños de hasta 18 años que tengan enfermedades graves, para que puedan destinar su tiempo al cuidado de los niños.

La llamada “Ley Sanna” o “Seguro para el acompañamiento de niños y niñas” se aplicará de manera gradual. A partir de 2018 los padres con niños enfermos de cáncer y en estado terminal podrán acceder de forma individual a una licencia médica de hasta 90 días en un año.

Paulatinamente se irán agregando otras enfermedades al seguro, como trasplantes de médula, accidentes graves y cuidados paliativos.

“Estas políticas aseguran un piso mínimo de protección social para las personas y sus familias: ningún chileno o chilena quedará desamparado y a su suerte frente a una situación tan dramática como la enfermedad grave e imprevista de un hijo o hija menor de edad”, dijo la presidenta Michelle Bachelet al promulgar este jueves la iniciativa.

El seguro, de carácter obligatorio, se financia con una cotización que ya pagan los empleadores. Es decir, no significa un nuevo aporte, sino redestinar recursos ya existentes.

De acuerdo con datos del Gobierno, en Chile existen más de tres millones de padres y madres trabajadores con al menos un hijo menor de 18 años, y existen 4.000 niños afectados por cáncer, trasplante o desahucio que necesitan cuidados paliativos de cáncer y por accidentes graves.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los 783 estudiantes y plantel docente de la unidad educativa Esteban Migliacci, mediante la actividad del teatro están organizando un festival en el que revaloricen los valores de la familia.

RESTA

Cortes de energía eléctrica, inundaciones y semáforos quemados dejaron las primeras lluvias de la temporada, mostrando una ciudad que no está preparada para ninguna eventualidad climatológica, pese a las experiencias anteriores que debieron servir para tomar previsiones a las instituciones responsables.