MAR
DIC
11
MAR
DIC
11

La triste historia de niños que fueron creados para donar órganos






14 diciembre, 2017

Cultura Colectiva

En Never Let Me Go, del escritor británico Kazuo Ishiguro, tres amigos irán descubriendo el sentido de su existencia mientras experimentan un tórrido triángulo amoroso.

¿Hasta cuando el humano dejará de ser extremo egoísta y entenderá que una vida, por pequeña que sea, sigue siendo de suma importancia? En repetidas ocasiones hemos escuchado historias sobre cómo la ciencia destruye con una precisión aterradora; esta vez el escritor británico Kazuo Ishiguro, reciente ganador del Premio Nobel de Literatura, esboza un relato donde una vez más el conocimiento funciona para una aniquilación vestida de supervivencia.

El libro Never Let Me Go presenta la paradoja de la deshumanización racional del individuo con el fin de dar vida a otro. ¿Cómo sucede esto? Con un engaño sistemático que termina en una triste resignación y entrega a la muerte inminente, pero antes de llegar al lánguido punto del desfallecimiento, se tiene que atravesar por una confusión existencialista cuya sensación en el corazón es tan parecida a un tormento.

«Estoy segura de que todos, en la niñez, han tenido una experiencia como la nuestra… Sí, en el interior, en los sentimientos. Porque no importa realmente lo mucho que se esfuerzan por prepararte…, nada puede hacer que llegues a comprenderlo cabalmente».

Todo inicia en el internado Hailsham, donde niños y jóvenes llevan un estricto estilo de vida que promueve la salud y la educación artística. Entre sus rutina se encuentra una buena sesión de ejercicio, la pintura y una buena alimentación; queda prohibido cualquier acto que atente contra la salud y, por supuesto, ir más allá de los límites de la escuela. De esta forma, el escenario de la obra se asemeja a un encierro donde la única verdad es la que promueve Madame, la directora de la escuela.

En esta simulación de una vida ordinaria coexisten los tres personajes principales de la obra. Ellos son Tommy, Ruth y Kathy, quienes irán descubriendo el sentido de su existencia mientras experimentan un tórrido triángulo amoroso. La verdad es que ellos son clones estériles y sin familia, dado que su único objetivo en el mundo es donar sus órganos a quienes viven en el mundo real.

Conforme el lector avanza en la novela descubrirá que en esta sociedad distópica existen tres grupos: la gente común (quienes tienen derecho a una vida plena), los donantes (clones) y los cuidadores (aquellos que velan por la salud de los donantes). El relato de ciencia ficción se convierte en un drama existencial puesto que, a pesar de ser un producto de fábrica, los donantes tienen sentimientos genuinos que los conducen por un cuestionamiento continuo sobre sí mismos y su propósito.

Kazuo Ishiguro trabaja con las emociones de los donantes a través de sus capacidades espirituales, las cuales crearán confusión y nostalgia a los protagonistas. De esta forma el lector se percibe el alto grado de humanidad que habita en los clones, lo que genera una encrucijada entre matar a un ser vivo o desobedecer el propósito de su existencia. Lo más difícil es que ellos creen tener el poder de decidir sobre su vida, a quién amar y a quien odiar; sin embargo, todo termina cuando llega el inexorable momento de donar sus órganos y abandonar el mundo para complacer al sistema.

«Jamás se me pasó por la cabeza que nuestras vidas, hasta entonces tan estrechamente vinculadas, pudieran llegar a separarse tan drásticamente… Pero supongo que para entonces ya existían poderosas corrientes que tendían a separarnos, y que sólo fue necesario un incidente para que la ruptura se hiciera definitiva. Si hubiésemos entendido esto entonces, quién sabe, a lo mejor habríamos conservado lazos más fuertes».

No importa cuánto se ame y se llore, al final nada vale porque los personajes nacieron para morir, para ser parte de una cadena de supervivencia donde ellos son el eslabón más débil.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los centros de autoempleo y producción de la Alcaldía realizarán diferentes actividades para promover la gastronomía, el arte como la repostería con la temática navideña.

RESTA

De acuerdo a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística hasta el 2017, en la ciudad de Tarija el costo de alquileres y anticréticos es uno de los más elevados en el plano nacional, a raíz de que solamente se rige el mercado en base a la oferta como a la demanda.