VIE
JUN
22

Agonía y desesperación de un oso polar desnutrido a causa del cambio climático






13 diciembre, 2017

Un oso polar camina lenta y agónicamente a través de un terreno árido buscando algún alimento entre las piedras que encuentra por el camino. Ni siquiera puede mantener en pie sus dos patas traseras, pues tiene que arrastrarlas como si se encontrase en la última etapa de su vida.

Pero no es así, ni su edad es avanzada ni sufre ningún problema degenerativo. En unos videos grabados por Paul Nicklen -y compartidos en la cuenta de Instagram de National Geographic- muestran las duras imágenes de un oso en grave estado de desnutrición para concienciar sobre las consecuencias del calentamiento global.

Hace mucho tiempo que se habla del cambio climático y de cómo este puede llegar a destruir el planeta. La temperatura global ha estado aumentando desde 1880 y con mayor rapidez desde 1970. A partir de 1981 se han registrado los 20 años más calurosos de la historia del planeta Tierra. Todo esto ha llevado, entre otras cosas, al deshielo en el Ártico y en la Antártida.

El video es grabado a principios de diciembre en la Isla de Baffin –el Ártico canadiense- y la revista National Geographic muestra el desgarrador momento en el que el oso enflaquecido camina moribundo por una zona árida en busca de alimento. Los fotoperiodistas Paul Nicklen y Cristina Mittermeier han sido los que han sacados a la luz los últimos momentos del animal.

“Mi equipo estaba luchando contra las lágrimas y sus emociones al documentar a este oso polar moribundo. Es una escena estremecedora que aún me persigue”, explica Nicklen en el texto que acompaña el video.

El cambio climático está reduciendo los casquetes polares a un ritmo vertiginoso y los animales no son capaces de adaptarse a este nuevo hábitat. La dieta de los osos polares se basa principalmente en la carne de foca y dependen de las capas de hielo oceánico para cazar a estos animales y otros mamíferos marinos.

Según la organización Polar Bears International citada por National Geographic, “quedan menos de 25.000 osos polares en estado salvaje. Por ejemplo, entre 2001 y 2010, una población de las inmediaciones del mar de Beaufort –ubicado en territorio canadiense- se desplomó casi 40%, de 1.5000 a 900 individuos”. (La Vanguardia)