VIE
JUN
22

Pacientes exigen profesionales capacitados en salud






12 diciembre, 2017

 

Incluso hay personas que no permiten ni siquiera que las atiendan, los médicos de turno, sino los especialistas

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – diciembre  12/2017) En los principales centros de salud de la ciudad es regular ver  a estudiantes de las carreras de Medicina y Enfermería realizar sus prácticas profesionales, pero existen casos en los que estos practicantes están solos, sin el médico que los pueda guiar, generando la desconfianza de los pacientes.

Los pacientes no confían en la atención que les brindan los estudiantes, al no tener la experiencia necesaria, indicando que otra sería la figura si estarían siempre acompañados de los médicos, pero esta situación no ocurre, según denunciaron a este medio de comunicación.

Colocar una inyección intramuscular erróneamente puede ser  calificado como mala praxis, porque  causa daño en la zona, un absceso  que  puede traducirse como una inflamación, enrojecimiento y ardor de la piel, o bien, desarrollarse hasta una gangrena gaseosa que es una emergencia médica, que puede evolucionar hasta un shock séptico.

Las causas más comunes de lesión al nervio ciático son: las inyecciones intramusculares en los glúteos, el estar sentado o acostado por tiempo prolongado con presión en el lugar afectado,  las enfermedades sistémicas que causan polineuropatía, como la diabetes mellitus.

Denuncias de este tipo llegan a las oficinas del Defensor del Pueblo como a los medios de comunicación, por supuestas mala praxis de los practicantes que generalmente no están siendo bien asesorados.

Investigación

Un fiscal de materia se encontraba hace tres semanas sobre la calle Bolívar entre general Trigo y Sucre apoyado en la pared, a quien recientemente le habían colocado una inyección en la pierna, la que le generó un gran malestar.

“No puedo mover la pierna, me colocaron una inyección y creo que lo hicieron en un mal lugar”, refirió el fiscal.

Pálido y con un gran dolor no podía avanzar, por lo que llamó a personal del Ministerio Público para que lo socorra  y lleve  a un espacio donde pueda recuperarse sin ninguna contrariedad.

En su calidad de fiscal, el afectado investigó qué le había pasado, llegando a verificar que la practicante que le puso la inyección por el resfrío, lo hizo en un nervio, dejándolo por un momento prácticamente inmóvil.

Médicos

Sobre estas denuncias,  el responsable de emergencias médicas del hospital San Juan de Dios, Vladimir Velásquez, dijo que los practicantes que asisten a este centro médico,  están siendo constantemente supervisados por los docentes asignados, porque deben  tomar un alto grado de responsabilidad.

“Aquí lo que se hace es prestar los servicios con el acompañamiento respectivo de los docentes  asignados, para que los mismos no cometan ningún  error”, aseguró Velásquez.

El médico dijo que si el paciente desea, puede solicitar el cambio de personal de salud, siempre y cuando esté bien fundamentado y no genere ninguna complicación a las otras personas que también son atendidas en el mismo centro.

Profesionales

El presidente de la Federación de Profesionales de Tarija, Jorge Bacotich Oliva, sostuvo que los médicos de esta capital están altamente capacitados, pero que está en la decisión de los pacientes cambiar de personal.

“El paciente está en su derecho de pedir el cambio de personal, pero con las limitaciones que se tienen en Tarija”, diijo Bacotich.

Bacotich acotó que los estudiantes de quinto año de Medicina ya cuentan con la experiencia necesaria para prestar servicios, y que depende únicamente de los pacientes, cambiar o solicitar otros profesionales para su atención.

“Cuando ya hacen prácticas en el hospital, son personas que han pasado el quinto año, pero en la forma que tiene la matrícula boliviana,  ellos ingresan a realizar las prácticas con rotación”, explicó Bacotich.

El profesional refirió  que los especialistas son los que “de a poco” van guiando al grupo de estudiantes, para que una vez que observen la aplicación,  la realicen sin ningún problema.

“Cada grupo de internos tiene médicos especialistas que lo guía  en una materia”.

Acotó que los estudiantes que están en una práctica de ginecología, cirugía, medicina interna, tienen a su lado a personas “altamente capacitadas”.

El representante de los profesionales, asegura que el San Juan de Dios está en la categoría de hospital-universitario, por lo que todo estudiante de las carreras de Enfermería y Medicina  que terminó  el quinto año,  puede realizar estas prácticas guiadas.

Lo que sucede es que el paciente no quiere un interno que no haya concluido y tampoco por el médico de turno,  sino por el especialista.

“Se requiere de este sistema para atender a todos los pacientes en Tarija”, argumentó. (eP).

 

La nota

Lo que deben tomar en cuenta los estudiantes

La formación integral de un futuro médico solo es posible a través de la interacción directa con el enfermo, en un ambiente tutelado y mediante la adquisición progresiva de responsabilidad en los actos asistenciales.

Los estudiantes nunca deben realizar exploraciones complejas bajo anestesia general con fines educativos sin obtener consentimiento escrito previo.

Si la exploración es sencilla y no entraña ningún riesgo para el paciente debe advertírsele verbalmente a este antes de la anestesia de la posibilidad de que un estudiante realice la intervención.

El alumno no está autorizado a informar a los familiares o amigos de los pacientes acerca de lo que sabe de su diagnóstico. Esta función es exclusiva del médico responsable.

El estudiante debe asumir el comportamiento correcto que se espera de un médico en las relaciones con los enfermos, sus familiares como los miembros del equipo asistencial.

En cualquier situación debe saber escuchar y ser respetuoso en el trato al paciente, a sus familiares, a sus compañeros y a los miembros del equipo asistencial.

 

Apunte

Elementos fundamentales

Los sistemas de salud no pueden ofrecer unos servicios de calidad si no disponen de un número suficiente de trabajadores sanitarios debidamente formados, motivados y remunerados.

El recurso a la salud como una estrategia de reducción de la pobreza no funcionará mientras los servicios y el personal sigan concentrados en entornos urbanos, y dirigidos a los grupos más acomodados.