SAB
SEP
22

Tribunos electos prometieron desde libros digitales hasta independencia






10 diciembre, 2017

Agencias

 

Implementar libros digitales para acabar con la mora procesal, lograr  que los procesos sean online, terminar con  la corrupción, ejecutar sistemas de transparencia, celeridad, y  hasta  garantizar la independencia de la justicia,   son algunas de las promesas que realizaron los ahora magistrados electos del Órgano Judicial y Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

Para el oficialismo, esas promesas se harán realidad si las nuevas autoridades judiciales tienen voluntad para  ejecutarlas. Mientras que para  la oposición,  caerán en “saco roto”, debido a que son las mismas ofertas que realizaron los  tribunos salientes, electos en 2011.

En los 11 años de Gobierno de   Evo Morales –y en los seis del Órgano Judicial “renovado”– la  administración de justicia no cambió para bien, por el contrario,  se profundizó su crisis. Según el Índice de Estado de Derecho 2016, elaborado por World Justice Project, Bolivia  se ubica  entre los 10 países con “peor administración de justicia”. La   situación de la justicia boliviana sólo es superada por Venezuela.

Incluso el vicepresidente Álvaro García Linera aseguró –en enero de 2016– que la Justicia en Bolivia decepciona y que es “uno de los lugares de mayor corrupción y apesta”.

Frente a ese panorama,  los    candidatos judiciales –preseleccionados por el MAS en la Asamblea Legislativa– durante el proceso de difusión de méritos realizaron diferentes promesas electorales.

Marco Ernesto Jaimes Molina, magistrado electo por Oruro para el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ofertó al electorado “independencia, imparcialidad, capacidad, probidad y celeridad al impartir justicia”, además de “desarrollo de la justicia plural y el neoconstitucionalismo”, entre otras propuestas.

Olvis Egüez Oliva, magistrado electo por el cupo de Santa Cruz para el TSJ, prometió en el ámbito administrativo un “cambio generacional, uso de tecnología, con justicia material pronta y oportuna”.

Orlando Ceballos Acuña, nuevo magistrado del TCP por Chuquisaca,  aseguró que  la “corrupción, retardación de justicia, serán combatidas desde la praxis de la eticidad andina amazónica: la condición para el ejercicio de la magistratura popular”.

Asimismo, Brigida Celia Vargas Barañado, electa por el cupo de La Paz para al TCP, ofreció   una justicia inclusiva, intercultural y despatriarcalizada para todas y todos,  en el marco de la Constitución y normas internacionales de Derechos humanos.

En tanto, Georgina Amusquivar, electa por el cupo de Oruro para el TCP,  ofertó la  creación Libros Virtuales para control de plazos y de esa forma evitar la mora procesal en los estrados judiciales.

Petronilo Flores Condori, electo por el cupo de Potosí para el TCP, prometió  elaborar estrategias para eliminar la corrupción de jueces y magistrados. Además planteó una reestructuración de la organización institucional del TCP.

Mientras que el expresidente del TSJ, Gonzalo Miguel Hurtado Zamorano, ahora  magistrado electo del TCP,  planteó reformas más internas.  Una de ellas es resolver de manera uniforme problemáticas similares sometidas a su jurisdicción, puesto que en la actual existe  jurisprudencia dispersa y hasta contradictoria entre sí en la resolución de problemáticas fácticas idénticas, principalmente en acciones de amparo constitucional.

Gregorio Aro Rasguido, tribuno electo para el Tribunal Agroambiental, propuso “la implementación de políticas para un nuevo paradigma de la administración de justicia agroambiental con ética y moral propia que refleje nuestra realidad histórica, social y cultural, en el marco de los derechos de la Madre Tierra”.

Según la diputada opositora Lourdes Millares “no existe ninguna garantía de que se tendrá una justicia transparente, independiente del poder político y al margen de las instrucciones de Palacio de Gobierno… No existe un mínimo de credibilidad”.

Su colega oficialista Mireya Montaño consideró que las propuestas de los nuevos tribunos “han sido muy prudentes” y que dependerá de la voluntad de ellos cambiar la justicia.

“Esperemos que esas propuestas sean cumplidas, va a hacer mucho la voluntad de los consejeros, y la voluntad y desempeño que pongan las máximas autoridades judiciales”, dijo.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.