MAR
DIC
12

7 películas que nos demuestran que el mal siempre gana






5 diciembre, 2017

Cultura Colectiva

 

A continuación, te mostramos 7 ejemplos de filmes que en un giro de tuerca nos muestran la victoria de la maldad.

El equilibrio entre el yin y el yang, la eterna lucha del bien contra el mal se ha visto reflejada en todas las historias de la literatura y el cine. Casi siempre, el bien triunfa a toda costa y restablece el orden dejando al mundo en armonía y completa paz, tal como se supone que debe ser. ¿Pero qué pasaría si no fuera así? Afortunadamente, hay quienes se han planteado esa pregunta y nos han regalado maravillosas historias en las que la oscuridad vence a la luz. Algunas de ellas tienen sorprendes finales y tramas llenas de terror psicológico que nos harán recordar que el negro tiene tanta presencia como el blanco. A continuación, te mostramos 7 ejemplos de filmes que en un giro de tuerca nos muestran la victoria de la maldad.

1. Basic Instinct (Verhoeven, 1992)

La película Basic Instinct nos regaló una de las escenas más sensuales del cine, además de presentarnos a Catherine Tramell, la dama letal por excelencia; una mujer tan peligrosa y con tal belleza que puede hacer que cualquiera muera o mate por ella, capaz de engañar a todo el departamento de policía con su sensualidad y astucia.

Acusada de asesinar a su novio, la escritora Catherine Tramell se vale de artimañas para manipular al detective a cargo de su caso. A lo largo de la película podemos ver que a pesar de que todas las sospechas apuntan hacia ella siempre tiene una coartada que la salva; además de tener completamente enamorado al policía a cargo, con el que vive un juego de inocente-culpable. Sin embargo, durante el clímax de la historia podemos ver que la verdadera asesina es una compañera de Catherine obsesionada con ella y enamorada del detective, la cual termina muerta en un enfrentamiento policíaco. Al cerrarse el caso, podemos presenciar el arma homicida bajo la cama de Tramell, dando por entendido que ella es la verdadera asesina que logra burlar a toda la policía y salirse con la suya.

2. Seven, (Fincher, 1995)

Un terrible asesino serial anda suelto y al parecer su inspiración para cometer sus atroces crímenes son los pecados capitales. Esa es la premisa del escalofriante filme Seven, protagonizado por Brad Pitt y Morgan Freeman.

El detective David Mills ve su trabajo finalmente culminado cuando el culpable de los asesinatos decide entregarse a la policía. El asesino decide hacer un trato con los policías para llevarlos a donde están los cadáveres de su último crimen, pero al llegar reciben un misterioso paquete enviado con urgencia para el detective Mills. Al abrir la caja, el detective se horroriza y el espectador queda con la interrogante de qué puede contener dicha caja. Es ahí cuando el asesino se representa a sí mismo con el pecado de la envidia”, pues envidiaba la vida del agente Mills; el criminal envío la cabeza de la esposa de Mills en la caja y éste explota de coraje al momento. El hecho provoca que el detective se convierta en el último pecado: la ira; y asesine al culpable de los crímenes, dejando que éste se salga con la suya y pruebe su punto.

3. The Silence of the Lambs, (Demme, 1991)

Uno de los íconos más grandes del cine del terror es sin duda Hannibal Lecter, un psiquiatra caníbal cuyos gustos refinados e inigualable inteligencia son tan sólo algunas de las cualidades del peligroso asesino. El excéntrico hombre nos atemorizó en la película The Silence of the Lambs, encarnado por Anthony Hopkins.

Durante la película podemos ver a un encarcelado Doctor Lecter que se dedica a ayudar a la novata agente Clarice Starling en un sonado y difícil caso para el FBI. Sin embargo, las intenciones del asesino son otras, pues logra que lo transfieran a una prisión de máxima seguridad, donde utiliza la cara de una de sus víctimas como máscara para escapar astutamente de la cárcel. Al finalizar el filme, podemos ver a un triunfante y prófugo Hannibal Lecter dispuesto a vengarse del hombre a cargo de mantenerlo encarcelado. Sin duda, un claro ejemplo de que alguien sin arrepentimiento ni escrúpulos puede salirse con la suya de manera astuta y violenta.

4. The Skeleton Key, (Softley, 2005)

Con un poco de misterio y un poco de brujería, la vida de una enfermera comienza a complicarse cuando una curiosa Kate Hudson mete la nariz en asuntos que van mucho más allá de su comprensión en este thriller psicológico.

A pesar de no haber sido una película muy popular, este filme nos regala momentos cargados de suspenso y nos adentra a un mundo casi desconocido. La trama nos habla de una joven enfermera que llega a cuidar de una pareja de ancianos en una casa alejada del pueblo. Sin embargo, lo que ella desconoce es que está siendo saboteada mentalmente para empezar a creer en la brujería, y se convierte en la víctima de un final sorprendente, en el que vemos a la protagonista como alguien totalmente diferente.

5. Chicago, (Marshall, 2002)

Lencería, jazz, música y homicidio, porque no todo en esta lista son thrillers. La película musical ganadora del Oscar nos dejó muy en claro que el mal puede salirse con la suya con un poco de ingenio, cinismo y algo de baile.

Por un lado, tenemos a la estrella Velma Kelly, acusada de asesinar a su hermana por tener una aventura con su esposo, a quien también asesinó. Por otro lado, tenemos a Roxie Hart, una aspirante a reina del espectáculo que asesina al hombre que promete convertirla en estrella. Ambas se conocen en prisión y se convierten en rivales, ya que comparten al mismo tramposo abogado. El escándalo, el morbo y unas bajas artimañas hacen que ambas salgan de la cárcel, se conviertan en estrellas y que los protagonista del sistema corrupto en el que viven tengan más beneficios. Sin duda, el mal triunfa de muchas formas y en este caso triunfó regalándonos unos maravillosos números musicales al estilo Broadway.

6. The Dark Knight, (Nolan, 2008)

No existe una historia de superhéroes que nos haya explicado mejor la fragilidad de la mente humana mejor que Batman. Nos ha dejado claro en más de una ocasión que cualquiera puede transformarse en un villano, y qué mejor forma de entender la psicología y la profundidad del Caballero Oscuro que en un filme dirigido por el amo de la psicología en el cine: Christopher Nolan.

Durante la cinta vemos a un Joker —maravillosamente interpretado por Ledger— que trata a toda costa de demostrar a Batman el punto de que cualquiera puede ser un villano. Sin embargo, el hombre murciélago logra captar la idea hasta el momento en el que se ve en la necesidad de elegir entre salvar a su amiga de la infancia, Rachel Dawes, o a Harvey Dent. En una difícil encrucijada, Harvey es salvado, pero la mitad de su cara queda completamente quemada y padece síntomas severos de locura. Dent utiliza la nueva dualidad de su persona como un arma para vengar la muerte de su amada, aterrorizando Gotham City y dejando muy en claro el punto del Joker: “cualquiera puede convertirse en villano”. Una vez más, las fuerzas del mal vencen.

7. Ex Machina, (Garland, 2015)

Durante mucho tiempo la ciencia ficción nos ha regalado innumerables historias de robots con sentimientos que luchan por entender las emociones humanas. Sin embargo, existen emociones que también son negativas, como la ira, la ambición y la venganza. No existe una cinta que lo explique mejor que Ex Machina.

En un concurso, el joven programador Caleb gana la oportunidad de conocer al visionario de la tecnología, Nathan, cuya más reciente creación es una hermosa androide llamada Ava, la cual se muestra muy humana y frágil ante Caleb, dejándolo completamente enamorado. Sin embargo, él desconoce que todo es un plan de Ava para ayudarla a escapar del edificio. Caleb termina encerrado, mientra observa cómo Ava adquiere una forma humana con las piezas de otras creaciones. Ava termina aparentando ser una mujer normal, sin que se sospeche que acaba de asesinar a su creador y ha dejado morir en soledad al hombre que la amó.